Ramo Verde
En Ramo Verde, “la noche del sábado para domingo fue de terror", aseveró Himiob / Foto: Cortesía

Tamara Suju, abogada defensora de derechos humanos, consignó ante la Corte Penal Internacional una carta del preso político Vasco Da Costa para que sea anexada al expediente contra el Estado venezolano.

Suju envió el documento a la fiscal jefe de la CPI, Fatou Bensouda. En el texto hace un recuento de la historia de Da Costa. También la copió al secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro; a la CIDH; al primer ministro canadiense Justin Trudeau y a los presidentes Iván Duque (Colombia), Mauricio Macri (Argentina), Sebastián Piñera (Chile) y Martin Vizcarra (Perú).

La carta

Vasco Da Costa, quien recientemente fue operado de un ojo y diagnosticado con cáncer, hizo pública una carta donde describe varias de las torturas a las que ha sido sometido.

“Mi cáncer en el ojo se originó por las torturas cuando me pusieron una bolsa de cuero en la cabeza llena de mierda humana. En Santa Ana me despertaba cubierto de cucarachas”, indicó.

En la misiva enviada a la corte, con sede en La Haya, Suju le dice a Da Costa que su caso lo tomó para demostrar que la tortura en Venezuela es sistemática y planificada desde los más altos cargos del poder, y ejecutada por todos los organismos de seguridad e instituciones públicas del Estado.

“Tu caso es el número 6 del Expediente OTP-CR-210/16, y tiene este número, porque el horror que se ha cometido contra ti, la persecución, encarcelamiento y torturas que has sufrido por ser un opositor férreo a este proyecto de poder que hoy consume a Venezuela, empezó por allá, en el año 2004, cuando fuiste detenido por funcionarios de la Disip (ahora Sebin), y fuiste torturado en El Helicoide”, escribió la abogada.

Para Vasco Da Costa, una medida humanitaria a su favor no es de su agrado, ya que exige la libertad de todos sus compañeros de celda y de todos los presos políticos. Ha sido recluido en las cárceles 26 de julio, Tocuyito, El Rodeo, Santa Ana, y actualmente en la prisión militar de Ramo Verde.