Moronta de
Foto Archivo

Monseñor Mario Moronta, obispo de San Cristóbal, denunció durante su homilía este Domingo de Ramos que en varias iglesias funcionarios de seguridad del Estado desalojaron a los feligreses.

“Lamentablemente salió una orden de no se sabe quién, pero se está cumpliendo. No dejan celebrar la misa porque hay piquetes de la guardia que impiden la entrada al templo o los han desalojado. Les pido que también nos cuidemos para que no digan que somos nosotros los que estamos contagiando el covid-19”, afirmó.

Moronta explicó que en la circular que ordena a las iglesias y parroquias mantenerse cerradas se afirma que en estos lugares están los focos de contagio por covid-19.

“Habrase visto mayor estupidez. Yo llamo la atención sobre eso. Nosotros no somos ni ladrones ni estamos negociando con drogas ni estamos haciendo nada contra la moralidad ni la legalidad al celebrar los misterios del señor. ¿Por qué no ponen esos piquetes de la policía al frente de las licorerías? ¿Por qué no lo ponen en donde venden drogas?  Lo ponen en las iglesias donde la gente sencilla quiere alabar a Dios”, denunció.

El padre señaló, además, que el sábado 27 de marzo en varias iglesias llegaron los oficiales y grupos armados a decir que estaba prohibida la celebración eucarística pero no llevaron ninguna orden escrita.

“¿Por qué el carnaval que era semana de radicalización sí la flexibilizaron y esta Semana Santa que era flexible la radicalizaron? Porque hay que seguir manteniendo el pan y el circo. Los religiosos, aparentemente, no cuentan. Pero para nosotros sí. Nos podrán quitar nuestras celebraciones pero no nos van a quitar ni nuestra fe ni nuestra Semana Santa”, subrayó.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo