Perú
Foto archivo

La Sociedad Interamericana de Prensa condenó este jueves la proliferación de ataques y restricciones a periodistas y medios de comunicación en Bolivia. Reclamó al gobierno de ese país garantizar el derecho a la información a pesar del clima de polarización política.

En un comunicado emitido en Miami, donde tiene su sede, la SIP se hizo eco de una información de la Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia que documentó, hasta este miércoles, 15 casos de agresiones directas contra periodistas después de las elecciones generales del 20 de octubre.

“Instamos al presidente Morales a que evite un mayor deterioro de la democracia en Bolivia, respetando el libre ejercicio del periodismo en momentos en que la ciudadanía, más necesita de información objetiva que pueda contribuir a la superación de la crisis”, afirmó el presidente de la SIP, Christopher Barnes, director general del diario The Gleaner, de Kingston, Jamaica.

Varios periodistas han sufrido amenazas, agresiones físicas y vejámenes, señaló la SIP.

Retraso y ataques cibernéticos

Muchos de los comunicadores fueron heridos o amenazados por difundir información relacionada con las denuncias de fraude electoral que hizo la oposición. Esta situación se dio luego de que las autoridades electorales proclamaran ganador a Morales después de un retraso en el cómputo de los votos.

Morales ha ofrecido auditar el resultado, tarea que van a hacer técnicos de la Organización de Estados Americanos.

La SIP agrega que también se registraron ataques cibernéticos y en muchos casos los medios estuvieron impedidos de publicar en redes sociales.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Roberto Rock, expresó su respaldo al periodismo boliviano.

“Condenamos enérgicamente -dijo- las amenazas, la intimidación y la estigmatización contra la prensa. Violencia que solo busca generar autocensura y erradicar la crítica y la fiscalización del poder”.

Nadia Cruz, defensora del Pueblo, de Bolivia, llamó este lunes al Estado y a la policía para que velen por la integridad física de los reporteros durante la cobertura periodística. También pidió a los medios no exponer a sus trabajadores a situaciones de alto riesgo.

Agrupaciones gremiales afines al oficialismo han intervenido contra la prensa, como en el caso de transportistas que agredieron a un grupo de reporteros el miércoles en la ciudad de Cochabamba, y los mineros que detonan dinamita en las manifestaciones, por lo que ponen en riesgo la seguridad pública y de los periodistas en el ejercicio de su labor, indicó la SIP.