Bolivia fraude
Foto CNN en español

La OEA comenzó este jueves una auditoría de las elecciones del 20 de octubre en Bolivia, en medio de choques en las calles entre oficialistas y opositores, en los que ha habido dos muertos y 139 heridos. La situación se debió a la cuestionada reelección del presidente Evo Morales.

“El día de hoy (jueves) se inicia esta auditoría. Se tiene previsto (que se haga) en un tiempo aproximado de dos semanas”, dijo el canciller de Bolivia, Diego Pary, quien estuvo acompañado por el jefe de la misión de la OEA, Arturo Espinoza. Este último expresó que el grupo hará “un trabajo eminentemente técnico y profesional”.

La revisión del escrutinio, a cargo de un equipo de 30 técnicos, fue acordada entre el gobierno boliviano y el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, pero la oposición la rechaza y exige la anulación de la votación.

La misión de la OEA revisará cuatro aspectos de los comicios: verificación de cómputos (actas y papeletas), verificación del proceso informático, el componente estadístico y las proyecciones, y la cadena de custodia de la votación.

La auditoría comenzó en medio de protestas y choques en las calles entre oficialistas y opositores, que empezaron al día siguiente de los comicios y en los que ha habido dos muertos a balazos y 139 heridos.

Una interrogante es qué hará la oposición cuando la misión de la OEA entregue su informe, que será vinculante.

“No aceptamos la auditoría en los actuales términos pactados unilateralmente” entre la OEA y el gobierno de Morales, dijo el opositor Carlos Mesa, segundo en los comicios, de acuerdo con el escrutinio oficial.

El recuento de los votos que hizo el Tribunal Supremo Electoral quedó en el ojo de la tormenta al haber utilizado dos sistemas tecnológicos que causaron sospechas por haber mostrado contradicciones, según críticos y opositores.

El primer sistema de conteo rápido sugería que se necesitaría una segunda vuelta entre Morales y Mesa, pero el segundo -el cómputo oficial definitivo- dio a Morales como ganador en primera vuelta con el 47,08% de los votos frente a Mesa, con el 36,51%.

De acuerdo con la ley, la diferencia de 10 puntos le permite a Morales, el primer presidente indígena de Bolivia, seguir gobernando hasta 2025.

“Fracasó un golpe”

La Iglesia católica manifestó el jueves su esperanza de que la auditoría conduzca a un acuerdo entre el gobierno y la oposición, que permita recuperar la paz.

“Consideramos que una auditoría, realizada en condiciones adecuadas, o sea, una auditoría integral del proceso electoral, pactada y vinculante, podría sentar las bases para un acuerdo y (contribuir) a la pacificación del país”, señaló la Conferencia Episcopal Boliviana en un comunicado.

Ambos bandos se culpan mutuamente por la violencia, mientras que Morales pide que su reelección a un cuarto mandato sea reconocida por la oposición; sin embargo, esta exige que se convoque a nuevas elecciones.

Morales insistió este jueves en que la oposición puso en marcha un “golpe de Estado” en su contra, aunque, afirmó, ha fracasado por el apoyo que ha recibido de parte de mineros, campesinos y otros trabajadores.

“El primer golpe de Estado ha fracasado, gracias al pueblo paceño y al pueblo boliviano”, afirmó el gobernante izquierdista aymara, de 60 años de edad, en el poder desde 2006.

Primeros muertos

En tanto, Mesa declaró que “esta movilización debe continuar” hasta doblegar a Morales, pero pidió a sus seguidores que tomen resguardo tras las muertes, el miércoles en la noche, de dos manifestantes opositores que bloqueaban una calle en el poblado oriental de Montero, cercano a la ciudad de Santa Cruz, bastión opositor.

Es “imprescindible una investigación inmediata sobre las responsabilidades de quienes son los autores de estas dos muertes, pero no creemos, en absoluto, en el Ministerio Público masista” (por el MAS, el partido gobernante), dijo Mesa.

Centrista, de 66 años de edad, que gobernó Bolivia en 2003-2005, Mesa exigió a Morales que ordene a sus partidarios levantar los bloqueos de rutas, que impiden la llegada de alimentos a las ciudades.

El opositor también pidió al gobernante que “dé orden a los militantes del MAS (Movimiento al Socialismo) que están en estas acciones desmedidas de violencia que se replieguen y cesen estos actos”.

Los dos muertos de Montero, los primeros de esta crisis electoral, son Mario Salvatierra, de 55 años de edad, y Marcelo Terrazas, de 41 años, dijo el ministro de Gobierno (Interior), Carlos Romero. Ambos estaban bloqueando una calle, como medida de protesta por el resultado electoral, cuando fueron atacados a tiros.

Los disturbios han causado 139 heridos en el país, según la defensora del Pueblo, Nadia Cruz.

Además de Santa Cruz y Cochabamba, también hay protestas desde la semana pasada en Potosí (sureste) y La Paz (suroeste).

Loading...