Foto: Referencial

El almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur de Estados Unidos, se refirió este jueves a la situación de Venezuela. Indicó que la única preocupación militar de su país es trabajar en la planificación del día después de la salida del régimen de Nicolás Maduro.

Faller negó que Estados Unidos planee una intervención militar en Venezuela. Dijo que su preocupación es apoyar la transición democrática tras el fin del régimen de Maduro.

Esto lo indicó en una rueda de prensa que concedió tras reunirse en la ciudad brasileña de Natal con los jefes de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de países suramericanos.

«El foco militar del Comando Sur es planear el día después de Maduro. Nuestra prioridad es dar apoyo a los esfuerzos del gobierno de Estados Unidos para presionar a Maduro.

Agregó que los esfuerzos militares de Estados Unidos se diseñan para facilitar una transición democrática en Venezuela.

«La única intervención, la única invasión a Venezuela fue la promovida por Cuba, Rusia y otros actores externos que no aprecian la democracia», afirmó el almirante.

Aseguró que uno de los principales asuntos debatidos en la Conferencia Suramericana de Defensa fue la cooperación regional para atender desastres, incluida la tragedia humanitaria en Venezuela.

Dijo que la crisis venezolana se convirtió en una amenaza a la paz continental y en otro desastre que América tiene que atender, pese a ser un desastre provocado por el hombre.

«Tenemos que colaborar para atender nuestros desafíos, como algunos desastres creados por el hombre, como es el caso de Venezuela. Esos desafíos nos exigen trabajar juntos», expresó.

«Maduro provocó una crisis, un desastre que afecta no solo a la población de Venezuela. También tiene impacto en la seguridad de todos los países de la región», indicó.

Comunidad Internacional

El jefe del Comando Militar del Sur afirmó que la reacción de la comunidad internacional se ha centrado en esfuerzos por presionar una transición democrática.

Agregó que los esfuerzos pueden dar frutos debido a la debilidad del régimen de Maduro y a la unión de los demás países.

«Maduro está aislado y perdiendo amigos. Y la comunidad internacional está unida», afirmó.