diplomáticos bolivianos
Foto: Cortesía

El gobierno español expulsó este lunes a tres diplomáticos bolivianos acreditados en España. Esta resultó una acción en reciprocidad a lo que consideran como un gesto hostil de parte del Ejecutivo interino boliviano.

El gobierno de Bolivia dio un plazo de 72 horas para retirarse del país a un grupo de diplomáticos españoles.

La delegación española estuvo implicada en un incidente en la embajada de México en Bolivia el pasado viernes. Por esta razón, Jeanine Áñez, presidente interina de Bolivia, declaró personas no gratas a los diplomáticos españoles Cristina Borreguero y Álvaro Fernández.

Ánez también agregó a la lista a la embajadora de México en Bolivia, María Teresa Mercado. 

En un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores español, el Ejecutivo exige que el actual gobierno interino de Bolivia reconduzca y desescale los contenidos de sus afirmaciones. Asimismo piden que se recupere la confianza y cooperación entre ambos países.

Una vez emitida esta declaración, los funcionarios deben ser requeridos por su propio gobierno, en este caso el boliviano, para que regresen a su país de origen. Esto de acuerdo a lo establecido en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

Bolivia tomó dicha medida luego de que funcionarios de la Embajada de España acudieron acompañados de encapuchados a un lugar donde se encuentran algunos antiguos ministros de la etapa del ex presidente Evo Morales, procesados por acusaciones como terrorismo.

Las autoridades bolivianas afirman que los agentes españoles se disponían a sacar clandestinamente a los ex funcionarios del gobierno de Morales.