Congreso-de-El-Salvador
El documento fue aprobado la noche del miércoles por los partidos de derecha | EFE/Rodrigo Sura

El Congreso de El Salvador emitió este jueves un pronunciamiento en el que respalda la decisión del presidente Nayib Bukele de no reconocer a Nicolás Maduro como mandatario de Venezuela.

En el documento, aprobado el miércoles en la noche por los partidos de derecha, los legisladores expresan su acompañamiento a la decisión del presidente de desconocer el régimen de Nicolás Maduro, alineándose con la democracia y al lado correcto de la historia.

El Legislativo llamó a las naciones democráticas del mundo a respaldar los derechos democráticos en Venezuela.

El pronunciamiento también da cuenta del respaldo del Congreso a las resoluciones de la Organización de los Estados Americanos, OEA, sobre la crisis venezolana.

Expulsión del régimen

El gobierno de Bukele ordenó el 2 de noviembre la expulsión del cuerpo diplomático venezolano, que dejó el país el lunes en la noche.

El régimen aplicó el domingo el principio de reciprocidad y ordenó la expulsión de los diplomáticos de El Salvador, informó Jorge Arreaza.

Bukele pidió el martes a los países que no reconocen a Maduro como gobernante que expulsen a sus representantes diplomáticos.

Sostuvo que no solo expulsó a los representantes de Maduro, sino que invitó a su país a los delegados del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó.

“Nosotros reconocemos al presidente encargado de Venezuela para que pueda convocar a elecciones libres y democráticas. Si los venezolanos escogen a Maduro, aunque no quisiéramos, lo aceptaríamos”, indicó Bukele.

“Traidor y pelele”

Maduro calificó de traidor y pelele del imperialismo a Bukele. “Da vergüenza ver cómo se derrite frente al imperialismo una persona que llegó a la presidencia con alguna esperanza para el pueblo salvadoreño”, expresó.

Bukele rompió así con el apoyo que las gestiones del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, brindaron a Maduro y a su antecesor, Hugo Chávez.

El presidente salvadoreño calificó a Maduro de dictador y decidió no invitarlo a su toma de posesión del primero de junio pasado.