Uber
Foto: Referencial

Gavin Newsom, gobernador de California, sancionó este miércoles la ley que clasifica como empleados a los trabajadores a destajo. Incluidos los conductores de Uber y Lyft, que quieren combatir esta normativa en las urnas.

La legislación, que ha sido observada muy de cerca por otros estados, responde a críticos que argumentan que estas empresas de transporte niegan beneficios a sus conductores.

Newsom calificó la legislación de «hito», que reducirá una clasificación errónea de trabajadores a los que se les negaban beneficios como salario mínimo, licencia por enfermedad y seguro de salud. Al tiempo que espera sea un primer paso hacia la sindicalización.

«La necesidad de crear una seguridad económica duradera para nuestra fuerza laboral exige acción», indicó el gobernador demócrata.

La ley desafía el modelo de negocios de las plataformas de transporte, estas ven a los conductores como contratistas en la «economía gig» con contratos a corto plazo y sin beneficios.

Los esfuerzos de Uber y Lyft para negociar el proyecto de ley aprobado por los legisladores estatales, aparentemente fracasaron, dado que el gobernador lo ratificó sin cambios.

«Estoy orgullosa de haber jugado este pequeño papel en la redefinición de la ley laboral en este estado. También, de haber iniciado un camino para reducir la desigualdad de ingresos y reconstruir la clase media», expresó la autora de la ley AB5, la parlamentaria Lorena González.

«Histórica victoria» 

Uber y Lyft, cuyos modelos de negocio probablemente se verán afectados con la ley, promoverán un referéndum en la entidad para anular la medida. Ambas compañías rivales destinarán 30 millones de dólares para promover la iniciativa en 2020.

«Si es necesario estamos preparados para llevar este asunto a los votantes, para preservar la libertad y el acceso que los conductores y pasajeros quieren», dijo el portavoz de Lyft, Adrian Durbin. Espera llegar antes a un acuerdo histórico con las autoridades.

Las dos empresas quieren una nueva clasificación para los trabajadores independientes, que garantice beneficios y permita una negociación colectiva.

«Hemos estado abogando con orgullo por un nuevo marco progresista que por primera vez dé garantías de ingresos mínimos, acceso a beneficios y el derecho de organizarse para los trabajadores independientes», dijo un portavoz de Uber.

«Creemos que California está perdiendo una oportunidad real de liderar a la nación en la mejora de la calidad, seguridad y dignidad del trabajo independiente».

Uber dijo que por ahora no tiene planes inmediatos para reclasificar sus conductores como empleados en enero, cuando la ley entra en vigor.

La medida fue aplaudida por activistas de los derechos laborales, como la organización California Labor Federal. Esta empresa destacó las incontables horas que dedicaron todos sus miembros para lograr esta histórica victoria. En paralelo, el partido republicano expresó que Newsom firmó «la mayor legislación antilibre mercado de California», que podría terminar afectando casi dos millones de puestos de trabajo.