Las plataformas de transporte
Foto| AFP

Las plataformas de transporte Uber y Lyft tendrán que clasificar a sus conductores en California como empleados, en virtud de un proyecto de ley aprobado el martes que podría modificar profundamente la economía colaborativa y dar ejemplo en el mundo entero.

Los defensores de la llamada «economía gig» dicen que este mecanismo da lugar a la flexibilidad, pero sus detractores creen que priva a los trabajadores de estabilidad y seguridad.

De acuerdo con el proyecto de ley, los trabajadores en California deben ser designados como empleados y no como contratistas, si su trabajo o desempeño es controlado por la empresa o si son parte del negocio habitual de esa empresa.

La iniciativa se aprobó con 29 fotos a favor y 11 en contra en la Cámara Alta de la legislatura estatal. Sienta un precedente que puede copiarse en estados como Nueva York, donde los grupos laborales están presionando por derechos similares para los trabajadores.

«El proyecto de ley agrega una nueva prueba legal al Código Laboral de California, que deberá usarse para determinar si a un trabajador se le califica como independiente o empleado», señaló Tony West, director legal de Uber.

Tanto Uber como Lyft se oponen a cualquier cambio en el estatus de sus conductores porque «representaría un riesgo» para el futuro de estas empresas.

Proteger a los conductores

Las dos compañías confirmaron que celebrarán un referéndum popular, para «pedir a los votantes que apoyen medidas favorables para los conductores», dijo West.

Pero para Lorena González, autora del proyecto, el texto es precisamente proteger a los conductores y forzar a las empresas a pagar sus costes sociales.»No pueden jugar con el sistema al clasificar erróneamente a sus trabajadores», aseguró.

La Cámara Baja, que aprobó el proyecto de ley, votará las modificaciones presentadas por el Senado antes de enviarlo al gobernador de California, Gavin Newsom. Debería entrar en vigor el 1 de enero próximo.

Se espera que Newsom firme el proyecto, luego de apoyar la medida la semana pasada en una columna de opinión del periódico Sacramento Bee.