vitamina C rostro
Foto Archivo

Para mantener una piel radiante es fundamental tener los cuidados necesarios e invertir en productos efectivos y de calidad, sobre todo los que contienen vitamina C para el rostro.

La vitamina C es una tendencia que va ganando seguidores cada día, gracias a su versatilidad, rápida absorción y efectos visibles. De hecho, utilizar sueros y tratamientos con una concentración relevante de vitamina C, asegura los siguientes beneficios en el rostro:

Más colágeno. Uno de los resultados más poderosos de la vitamina C es que estimula la producción de colágeno, responsable de la flexibilidad de la piel. Esto se traduce en un cutis más terso y suave, con menos líneas de expresión.

Efecto antioxidante y despigmentante. La vitamina C actúa como agente protector contra el envejecimiento que causan los radicales libres. Además, es capaz de inhibir la generación de melanina en el cuerpo, evitando la aparición de manchas y unificando el tono de la piel.

Antipolución y protección UV. Los cosméticos que contienen vitamina C ayudan a limitar el efecto nocivo de los rayos UV y de la contaminación, los cuales aceleran el envejecimiento y la aparición de arrugas. Siempre debe utilizarse acompañado de la protección solar necesaria según el tipo de piel.

Mucha luminosidad. La acumulación de células muertas es lo que produce una piel apagada y sin vida. La vitamina C estimula la exfoliación natural, devolviendo el brillo y la luz al rostro.

Reduce inflamación y el acné. Algunos mitos etiquetan al ácido ascórbico y sus derivados como un agente irritante, pero lo cierto es que su uso adecuado puede calmar enrojecimientos e inhibir la respuesta inflamatoria de pieles con rosácea o acné.

Debido a la popularidad de sus efectos y beneficios, la oferta de productos con vitamina C es cada vez más amplia. Hoy es posible encontrar cremas, sueros y ampollas con el ingrediente concentrado.

Por otro lado, fórmulas combinadas con vitamina E, ácido hialurónico y otros antioxidantes prometen grandes avances. Todas las presentaciones son una buena alternativa, siendo la aplicación ideal dos veces al día: mañana y noche.