Para todos los ciudadanos es una prioridad contar con un entorno limpio. Una calle desolada, con poca iluminación y basura en sus alrededores, no es agradable para vivir. Tener calles más limpias y ordenadas, espacios públicos iluminados y bien mantenidos ayuda a disminuir actos de delincuencia.

“Un espacio con desorden y basura es percibido como que no hay personas cuidando ese lugar. Estas formas de desorden pueden servir como señales a los criminales de que los delitos no serán ni denunciados ni controlados, es decir, que nadie está a cargo”, explicó John Morton, experto ambiental del Banco Mundial.

Esta es la premisa central de la teoría de las ventanas rotas, desarrollada por el politólogo James Wilson a inicio de los años 80. De acuerdo con esta teoría, las conductas poco civilizadas se contagian y esto puede ser detonado por la acumulación de basura.

Una reciente experiencia en Kingston, Jamaica es prueba de ello. Central Village, un barrio que enfrenta altas tasas de criminalidad y desempleo, se propuso limpiar las calles para revalorizar sus espacios públicos. “Había una constante presencia de basura en la comunidad. Eso enviaba una señal de que a nadie le importa el lugar y era una entrada para el vandalismo”, dijo Mona Sue-Ho, especialista en desarrollo social del Fondo de Inversión Social de Jamaica.

Se asfaltaron y arreglaron las calles, se limpiaron los espacios públicos y se instalaron contenedores de basura además de establecer un servicio de recolección.

La experiencia en Venezuela

En Venezuela, país con alto índice de inseguridad, el control de la basura e no se queda atrás. Chacao siempre ha sido un municipio de referencia en el país y ahora es un ejemplo de limpieza. El Nacional hizo un recorrido por zonas y parroquias para escuchar la opinión de los vecinos acerca de la recolección de basura.

“La limpieza está mucho mejor que antes. Tengo 40 años viviendo en Chacao y me gusta como está ahorita, volvimos a ser referencia ante los otros municipios. Lo que está un poco deterioradas son las aceras, que deben ser arregladas”, dijo una vecina.

Hace meses, en el municipio se recolectaban más de 98 toneladas de basura. Esa cifra disminuyó a aproximadamente 78 toneladas. Los motivos son principalmente la migración y que ahora los camiones de recolección pasan con mayor frecuencia.

La compañía responsable de la limpieza y recolección de desechos en Chacao es Fospuca. La empresa se describe como una organización con vocación de servicio ambiental, valores de preservación del planeta y un alto sentido de vinculación con las comunidades.

Bajo esos principios, Fospuca nació con la visión de impulsar la conservación del medio ambiente, a través del acompañamiento e implementación de proyectos de educación ambiental en todos los niveles educativos del país.

En medio de una situación país difícil, los vecinos reciben un servicio de primer mundo. A pesar de las dificultades económicas que enfrentan los venezolanos, la empresa logra garantizar más de 11 rutas de limpieza y 210 barrenderos, que trabajan en rutas específicas en ese municipio.