Bolsa Nueva York
La Bolsa de Nueva York | EFE

Las acciones de General Electric se desplomaron este jueves cerca de 14% en Wall Street después de que el analista Harry Markopolos aseguró que las cuentas presentadas por el gigante estadounidense son falsas.

Markopolos publicó un informe en el que, dice, se refleja un enorme fraude de la compañía y describe un engaño «mayor que el de Enron», uno de los más grandes escándalos financieros de la historia.

«Mi equipo se ha pasado 7 meses analizando la contabilidad de General Electric y creemos que el fraude de 38.000 dólares que nos hemos encontrado es solo la punta del iceberg», asegura el experto en un informe de 175 páginas.

Los comienzos de la estafa datarían de 1995, cuando la empresa estaba dirigida por Jack Welch, y se centraría en el departamento de Seguros de Cuidados a Largo Plazo, en el que el año pasado se tuvieron que inyectar 15.000 millones de dólares.

Con el análisis de los documentos presentados por las contrapartes de General Electric en este negocio, Markopolos afirma que la empresa está registrando enormes pérdidas que vaticina solo se incrementarán con el tiempo.

Además, también encuentra anomalías en su contabilidad en Baker Hughes, su negocio dedicado a gas y petróleo.

«No tienen base»

General Electric aseguró en un comunicado que las «afirmaciones de Markopolos no tienen base».

«La compañía nunca se ha reunido, hablado o entrado en contacto con Markopolos y estamos muy decepcionados de que un individuo sin conocimientos directos de General Electric elija presentar unas acusaciones tan graves y no corroboradas», señaló la compañía.

«General Electric opera con los mayores niveles de integridad y respalda sus informes financieros», agregó.

Markopolos es un experto en contabilidad que se hizo conocido tras apuntar las irregularidades en la estrategia de inversión de Madoff por los elevados beneficios para sus clientes.

Aunque en un principio sus denuncias fueron ignoradas, con la crisis económica de 2008 y la retirada de buena parte de los fondos se supo que las inversiones de Madoff no habían sido reales y que se trataba de una pirámide financiera con la hubo una estafa de cerca de 65.000 millones de dólares.