El tenis agresivo de la estadounidense Madison Keys le permitió vencer en la final del Premier 5 de Cincinnati a la rusa Svetlena Kuznetsova por 7-5 y 7-6 (5) y volver de nuevo al Top 10 del tenis femenino de la WTA.

A pesar de estar en ambos sets abajo en el marcador, al final los tantos decisivos cayeron siempre del lado de Keys, que superó un 2-4 adverso en el desempate para asegurar la victoria.

Antes también había estado 3-5 abajo en cada uno de los sets, lo que la obligó a tomar riesgos con su golpe desde el fondo de la pista y el saque, lo que al final le dio resultado.

El título conseguido por Keys fue el quinto de su carrera profesional y el más importante, dado que es el primero del nivel de Premier 5 después de disputar las finales de Roma y Montreal en la temporada del 2016.

“Ha sido un triunfo maravilloso y una semana muy especial para mí”, declaró Keys al concluir el partido. “Siempre tuve confianza en que podía ganar y por eso nunca me rendí a pesar de estar abajo en el marcador”.

La finalista del Abierto de Estados Unidos del 2017 acabó el partido con 13 aces, uno menos de los 14 que ya tuvo en el de la semifinal que disputó frente a su compatriota Sofia Kenin.

La nueva campeona en Cincinnati logró 43 golpes ganadores por 33 errores no forzados y logró hacer tres quiebres en siete oportunidades de punto. Mientras que Kuznetsova acumulaba trece puntos ganadores por igual cifra de errores no forzados, pero solo consiguió hacer dos quiebres en siete oportunidades.

Kuznetsova fue su peor rival al no saber aprovechar muchas oportunidades que tuvo para conseguir la victoria, aunque concluyó el partido sin tener ningún punto de set.

Keys se convirtió en la primera campeona estadounidense del torneo desde que Serena Williams lo ganó en la edición del 2015.

Se lleva un premio de 544.500 dólares y 900 puntos para la clasificación de la WTA, logró la cuarta victoria en los enfrentamientos que ha tenido como profesional con Kuznetsova, quien recibió un premio de 269.576 dólares y 585 puntos.