El español Carlos Sainz, padre del piloto de idéntico nombre, ganó dos veces (1990 y 92, con Toyota) el Mundial de rallys y otras dos (2010, Volkswagen; y 2018, Peugeot) el Rally Dakar; la gran carrera del desierto. Una prueba en la que en enero partirá entre los favoritos y que contará con la presencia del doble campeón mundial asturiano de F1 Fernando Alonso.

En una entrevista con la Agencia EFE que tuvo lugar en el circuito de Yas Marina -donde su hijo, de idéntico nombre, acaba firmar su mejor año en Fórmula Uno, al acabar sexto el Mundial-, Sainz, nacido hace 57 años en Madrid, comenta cómo afrontará la recta final de su preparación para la prueba de enero en Arabia Saudí; cómo valora sus éxitos en el Dakar comparándolos con los que logró en rallys; y qué posibilidades cree que tendrá su compatriota Alonso.

Pregunta: Ahora usted ya es Carlos Sainz, padre; en vez de que su vástago sea Carlos Sainz, hijo. Pero uno no sólo no se retira nunca, sino que en enero partirá (con Mini) entre los favoritos a ganar el Dakar, ¿no?.

Respuesta: Quiero pensar que podemos luchar por la victoria. El año pasado íbamos pensando en que podía ser así, pero tuvimos muchos problemas. Pero era cierto que era el primer año del Mini. Este año, con más experiencia, espero estar en la lucha, pero va a ser un Dakar nuevo, nuevo para todos, con etapas muy largas: Y vamos a ver cómo se presenta, ir siempre día a día; e intentar estar en los puestos de delante.

Sainz aún lucha por ganar

P: Tiene 57 años. ¿Su gen competitivo nunca se agota?

R: El ‘problema’ es que me sigue gustando lo suficiente; y creo que todavía tengo las cualidades para intentar luchar por ganar. El día que piense que no puedo luchar por ganar, creo que no voy a correr. O correré de otra forma. No con un equipo que me permita luchar. A partir de ahí, sigo teniendo la misma ilusión del primer día cuando se acerca la carrera. Sigo teniendo la misma ilusión para prepararme; para llegar en buena forma y para luchar por la carrera.

P: Dos Mundiales de rallys y dos triunfos en el Dakar son palabras mayores. Pero, ¿cómo valoraría estos triunfos? ¿Qué le hizo más ilusión ganar?

R: Es algo muy diferente. El Mundial de rallys es algo muy complicado. Ganar un Mundial de rallys en el plano de piloto es algo que puede que me haya hecho más ilusión. Pero eran otros tiempos; era un piloto mucho más joven. Ahora, el Dakar es otra especialidad complicada, difícil, muy dura físicamente; que hay que respetar mucho y en la que hay que prepararse bien.

Es otro tipo de carrera, en la que la estrategia y la navegación influyen mucho. El rally es más ‘lucha a la décima’, es velocidad pura. Aquí influyen otras cosas. Son dos empresas difíciles y estoy orgulloso de haber conseguido las dos.

P: Aparte del aspecto físico, ¿cuánta importancia tiene el aspecto mental, psicológico, en un Dakar?

R: Es muy importante el mental, porque son muchos días. Y puedes tener cinco, seis, ocho días buenos, los que quieras; pero luego hay etapas en las que puede haber complicaciones de todo tipo: de navegación, mecánicas… y ahí es donde hay que perder el menor tiempo posible, recuperarse; y estar a tope para el día siguiente.

Son tantos los días; y tan largos, que pueden pasar siempre muchas cosas. Y ahí es cuando hay que estar bien preparado, física pero sobre todo psicológicamente, también, para afrontar día a día con frescura y con la estrategia bien clara. No dejarte llevar por un mal día, intentar recuperar todo al día siguiente; o caer en el desánimo, discutir con el copiloto o algo así. Es importante mantener la cabeza fría y tratar de estar listo para cada día.

P: ¿Se alegró más por su primer Mundial de rallys, cuando era más joven; o su último Dakar, ya más veterano?

R: Son cosas diferentes; y las cosas que son diferentes no se pueden valorar. Por supuesto que el último Dakar, con 55 años, me hizo una ilusión tremenda. Porque las cosas con 55 años se ven de forma totalmente diferente a cuando tienes 26, 27 o 30. La vida se ve bajo otra perspectiva.

No entro a valorar qué es más difícil, pero sí te diré que el último Dakar me hizo una ilusión tremenda, por ser el más veterano en conseguirlo; pero ganar por primera vez un Mundial para España también me hizo una ilusión tremenda, porque hay que tener en cuenta que, de aquella, los rallys en España no era algo que se siguieran día a día los medios. En el momento en el que llega un deportista y destaca en un plano mundial, inmediatamente el foco se centra en eso; y eso pasó con el Mundial de rallys.

Relación con Fernando Alonso

P: Volver a competir ya me parece un mérito, pero hacerlo de nuevo entre los favoritos supongo que le motiva aún más, ¿no?

R: Hombre, con lo veterano que soy volver en un equipo que me permite luchar por un Dakar y que estén encantados de poder contar conmigo dice mucho. Peor soy consciente lógicamente que voy cumpliendo años y que cada vez será más difícil, prepararse y todo.

Las cualidades no son iguales. Pero bueno, me siento capaz de intentarlo. Y por eso lo voy a hacer.

P: El más ilustre debutante en el Dakar será su compatriota Fernando Alonso, doble campeón del mundo de Fórmula Uno. El otro día, medio en broma o medio en serio, decía Fernando que usted no le daba ningún consejo. ¿Es cierto eso? ¿Tan competitivos son?

R: (Sonríe) Noooo… él no puede decir eso. Sabe que para lo que quiera me tiene. Y que voy a ayudarlo en todo lo posible; como lo he hecho hasta ahora desde que decidió correr el Dakar. Sabe que me tiene a su disposición para lo que quiera.

P: Para Fernando esto va a ser otra película, ¿no?

R: Sí. Para él va a ser, sobre todo, una película muy diferente. Tiene mucho valor el intentarlo. Pero también es cierto que se ha preparado muy bien, en un buen equipo… va con el coche ganador (Toyota). Y lo mejor que ha hecho es ir a (disputar el Rally de) Marruecos; haber hecho los kilómetros que está haciendo. Para respetar la carrera. Que es en definitiva el primer consejo que yo le di.

Lo importante es que se divierta, que lo pase bien; y que sea una experiencia positiva.

P: Habrá quien piense que Alonso pueda ganar, cuando en realidad eso no parece muy probable en su debut, ¿no?

R: Bueno, ganar es difícil. Pero nada es imposible. Creo que este primer año lo va a tener complicado. Pero también es un país nuevo. Y Fernando aprende muy rápido. Creo que va a tener difícil ganarlo; pero si puede hacer un ‘top 7’ o un ‘top 6’ ya sería un inmenso éxito.

P: ¿Y ganar una etapa? ¿Ve capaz a Alonso de ganar una etapa?

R: ¿Y por qué no? Claro que sí. En el Dakar puede pasar de todo. Es una carrera de locos.

P: ¿Firma una victoria de Sainz y algún triunfo de etapa de Alonso?

R: Hombre, yo encantado. Claro (ríe).

P: Usted tiene experiencia, pero esta vez se correrá por primera vez en Arabia Saudí. ¿Qué referencias tiene del recorrido?

R: Nosotros vamos a hacer una pequeña carrera, una Baja, en Arabia Saudí, para conocer un poco el terreno, ver las temperaturas y todo; y ver qué nos encontramos. A ver un poquito. No es lo mismo. Porque el Dakar son doce días y nosotros iremos dos.

Esperamos aprender algo. Y, sobre todo, va a ser una especie de ‘shake down’ para el coche.