Jim Crane, el dueño de los Astros

Jim Crane, el propietario de los Astros de Houston, desestimó la importancia que el sistema de robo de señas que su equipo empleó en 2017 pudo haber tenido en la conquista de la Serie Mundial de ese año y responsabilizó al liderazgo de aquel entonces -en la divisa- de las faltas cometidas por sus jugadores.

Crane enfrentó este jueves a los medios de comunicación estadounidenses en una rueda de prensa que se llevó a cabo en la base de operaciones primaverales de los texanos en West Palm Beach.

«En nuestra opinión, no impactó en el juego», señaló, aunque menos de un minuto después se contradijera al asegurar: «No he dicho que no impactó en el juego».

Flanqueado por Dusty Baker, el nuevo piloto de los siderales, y con la compañía de dos de los miembros más representativos del roster, el venezolano José Altuve y el slugger Alex Bregman, el ejecutivo polemizó con los asistentes al encuentro al apoyar a sus peloteros y dejar el peso de la falta cometida en un alto mando al que él ya despidió.

Los Astros idearon en 2017 un avanzado procedimiento para robar ilegalmente las señas de los receptores rivales, para lo que emplearon la tecnología y violaron la normativa de la MLB.

«Este es un gran grupo de muchachos, que no recibieron la guía adecuada de quienes eran sus líderes», afirmó Crane.

El informe definitivo del comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred, aseguró el mes pasado que, en efecto, el complejo mecanismo fue elaborado por el coach de banca Alex Cora. Sin embargo, de acuerdo con ese reporte, fueron «los propios jugadores» quienes «impulsaron la iniciativa» y sacaron provecho de ella.

Crane despidió inmediatamente al manager A. J. Hinch y al gerente general Jeff Luhnow, que alegan ser inocentes en el escándalo.

Hinch sabía lo que pasaba, pero no lo impidió. Luhnow afirmó que supo de ello cuando surgió la investigación.

«No sabemos si eso ayudó, realmente», comentó ante una pregunta el dueño de los Astros. «Puede que sí, puede que no, pero ganamos la Serie Mundial, dejemos eso así».

Se esperaba otra posición de los Astros

Una nota de la página web ESPN.com, publicada a comienzos de esta semana, indicaba que Crane había ordenado a sus hombres afrontar el problema, pedir perdón, expresar propósito de enmienda y hacer votos por dejar finalmente el asunto atrás.

Las palabras del ejecutivo, sin embargo, no fueron consistentes con esa filtración y, de hecho, terminó colidiendo con lo que poco después admitieron Altuve, Bregman, el puertorriqueño Carlos Correa y otros miembros del club.

Baker, nombrado hace dos semanas como el sucesor de Hinch, mostró el deseo de ver a sus nuevos pupilos conseguir la reivindicación con el tiempo.

«Quisiera pedir al mundo del beisbol que perdonen los errores que ellos han cometido», declaró el timonel.