Desde la medianoche del domingo hasta la tarde del lunes, fieles se adueñaron de las avenidas para rendirle culto a San Juan Bautista, en el día de su nacimiento