Qatar sorprendió al mundo cuando se coronó campeón de la Copa Asia, y esa gesta histórica tuvo un protagonista principal: el habilidoso y joven delantero Ali Almoez, que con sus 9 goles terminó como máximo artillero del torneo asiático.