Los ejercicios militares se llevarán a cabo hasta el 28 de septiembre en los estados Zulia, Táchira Apure y Amazonas, territorios que conforman los 2.219 kilómetros de frontera colombo-venezolana. EFE/ Johnny Parra

Venezuela comenzó este martes ejercicios militares con el despliegue de tropas y armamento en los límites con Colombia. Sin embargo, no se ejecutaron acciones de combate ni llegó a dispararse una sola bala.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana desplegó baterías antiaéreas, vehículos blindados, lanzacohetes móviles y un helicóptero en el arranque de los ejercicios castrenses.

Además, una fuente ligada a los ejercicios dijo que al menos hay 150.000 militares y policías desplegados en la frontera.

Varios de estos agentes hacen parte de la milicia, un componente que el gobierno cifra en 2 millones de miembros. La experta en temas militares, Rocío San Miguel, asegura que no más de 20.000 de ellos pueden considerarse efectivamente combatientes.

El jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, Remigio Ceballos, dirigió los ejercicios en el primer día y dijo que Venezuela tiene amigos en todo el mundo, en alusión a la presunta presencia de militares rusos y cubanos en la tropa.

En la noche de este lunes Nicolás Maduro dijo que toda la fuerza armada está activada para estos ejercicios por su declaratoria de «alerta naranja» ante una eventual invasión desde Colombia.

El presidente de la comisión de Política Exterior del Parlamento, Francisco Sucre, señaló que los soldados sufren las consecuencias de la crisis económica del país. No perciben ni 5 dólares por mes, lo que los deja en el umbral de la pobreza de acuerdo con los parámetros de la ONU.

Desde el lado colombiano de la frontera se respiró este martes calma y normalidad, sin visos de la agitación que producen los ejercicios militares.