Un tribunal de control de Venezuela dictó orden de captura con fines de extradición contra el exsacerdote mexicano Juan Huerta Ibarra por abuso sexual en contra de José Leonardo Araujo Araque cuando este tenía 13 años de edad.

También solicitó a la Interpol girar la ficha roja en contra del integrante de la orden de los paulinos, quien hasta el año pasado se encontraba en México, donde se refugió y fue encubierto por dos compañeros de su grupo: Faustino Hernández Estévez y su sucesor Oliverio Mondragón, en la Ciudad de México, con lo cual logro eludir por largo tiempo la justicia.

En julio de 2019 José Leonardo Araujo, abogado venezolano y víctima de abusos sexuales continuados por Huerta Ibarra, dio a conocer a la opinión pública los abusos que sufrió en su adolescencia.

Al salir de Venezuela, Huerta Ibarra, por órdenes de sus superiores fue trasladado a Estados Unidos con visitas a Cuba, y al conocerse la denuncia la cúpula de la Sociedad de San Pablo lo reubicó en México.

La sentencia al exsacerdote podría ser de 17 años en prisión

En agosto de 2021 José Leonardo expuso su caso en la Ciudad de México. Y allí exigió a las autoridades paulinas presentar en Venezuela al denunciado.

En respuesta, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) mantuvo reuniones con la dirigencia de los paulinos. Y les solicitó colaborar con las autoridades venezolanas para el esclarecimiento de estos hechos dolorosos. Sin embargo, el provincial paulino Oliverio Mondragón lo desacató.

A través de un comunicado, el gobierno de Venezuela informó que los hechos por los cuales investiga a Huerta Ibarra son abuso sexual con penetración contra un adolescente. La sentencia al exsacerdote podría ser de 17 años en prisión.

*El Grupo de Diarios América (GDA), al cual pertenece El Nacional, es una red de medios líderes fundada en 1991, que promueve los valores democráticos, la prensa independiente y la libertad de expresión en América Latina a través del periodismo de calidad para nuestras audiencias.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!