22 diciembre
Foto captura de video

Este domingo, en horas de la mañana, se difundió un video en el que un presunto grupo de militares se subleva. En el material se ve que pretende alzar sus armas contra el régimen de Nicolás Maduro.

Los funcionarios se identifican como Josué Abraham Hidalgo, Franklin Caldera y Ruso Cárdenas.

En la grabación, los agentes indican que se encuentran en el estado Bolívar y afirman que actúan apegados a la Constitución.

«Con el objetivo fundamental de cumplir con nuestro deber, amparados en los artículos 333 y 350 de nuestra Constitución, que nos autoriza, en nuestra condición profesional, a hacer uso de la fuerza en tierra venezolana para defender y hacer respetar nuestra carta magna«, dice Josué Hidalgo, presunto teniente de la Armada.

22 de diciembre

En el video, Hidalgo rechazó las declaraciones de funcionarios del régimen de Maduro. Oficialistas afirmaron reiteradamente que el asalto a un destacamento militar el 22 diciembre obedeció a órdenes externas.

También informó Hidalgo que los hechos de ese día forman parte de la Operación Aurora y reveló que no falleció ningún agente, como ha dicho el régimen.

«Es preciso considerar que esta acción militar está ausente de cualquier participación política nacional e internacional», indicó.

«Compañeros de armas, no queremos enfrentarnos a ustedes. Por eso es que nos retiramos del enfrentamiento que se realizó en la alcabala de la GN en la madrugada del 22 de diciembre», refirió.

Agregó: «Hago mención de esto por las declaraciones del régimen, en las cuales manifiesta el fallecimiento de un primer cabo, del cual ustedes son los responsables y de esto tenemos pruebas, las cuales revelaremos por los medios de comunicación».

Acusó directamente al régimen de atentar contra la estabilidad de la etnia pemón al permitir la usurpación de sus tierras para la explotación de oro.

También responsabilizó al Servicio de Investigación Penal, la Dgcim y la FAES de las masacres de Cumaracapai, Canaima y recientemente de la de Ikabarú.

Asimismo, llamó a sus compañeros a no continuar ofreciendo sus servicios al régimen, a rescatar el honor de la GNB y a defender al pueblo «hasta el último aliento» para lograr la libertad del país.

«Con Dios y la Virgen, muera la tiranía, viva la libertad», finalizó.