Tamara Suju, pandemia
AFP

La activista venezolana Tamara Suju se ha negado a llegar a un acuerdo con Nicolás Maduro Guerra, en el acto de conciliación que se celebró este viernes después de que el hijo el político oficialista emprendiera acciones legales contra ella por un tweet donde le acusaba de formar parte de la banca criminal de su padre.

«No voy a conciliar con una tiranía, no tengo nada que conciliar con quienes han hecho que Venezuela sufra la peor crisis humanitaria que ha tenido el continente americano en toda su historia, con quienes han asesinado, detenido, torturado y violado a venezolanos, con quienes se aprovechan de las riquezas de Venezuela para enriquecerse, corromper y financiar partidos en el exterior», dijo en declaraciones a Europa Press a la salida de la sede judicial.

Suju, de nacionalidad española, estaba citada a las 10:00 am en los juzgados de primera instancia de Madrid por una demanda de conciliación que Nicolás Ernesto Maduro Guerra presentó el pasado mes de mayo por un mensaje de Twitter publicado por la defensora de los Derechos Humanos el 21 de enero de 2021.

En el tuit, escribió que Maduro estaba haciendo ajustes en su «banda mafiosa para no perder el control por las pugnas internas que hay en la banda criminal que él mismo encabeza y seguir negociando lo que queda en el BCV, el oro, las riquezas, el petróleo, etc».

La cuestión es que Sujú acompañó el texto con un montaje fotográfico donde se puede ver tanto a Maduro como a su hijo, así como a los dirigentes chavistas Delcy y Jorge Rodríguez y al presunto testaferro de Maduro, Alex Saab.

Con la demanda de conciliación, Maduro Guerra pretendía que la opositora reconociera que ese tuit había lesionado su honor, algo a lo que ella se ha negado, por lo que se abre ahora el plazo de un año para que el hijo de Maduro decida si formaliza una demanda o una querella por injurias y calumnias.

Denunciante en el TPI

Suju no solo no se ha retractado sino que se ha ratificado en sus pronunciamientos al afirmar que el gobierno de Maduro es un conglomerado criminal que ha cometido crímenes de lesa humanidad.

Así, ha enmarcado este movimiento judicial en una ofensiva de las autoridades venezolanas contra sus detractores, apuntando que en su caso el principal motivo es la denuncia presentada contra Maduro en el Tribunal Penal Internacional.

La activista es una de las personas que ha nutrido la denuncia formulada en septiembre de 2018 por seis países americanos en el TPI contra Maduro por los crímenes de lesa humanidad que habrían tenido lugar en Venezuela desde febrero de 2014, cuando estalló la primera ola de protestas opositoras. La Fiscalía de La Haya abrió entonces un examen preliminar que el pasado noviembre avanzó a una investigación oficial.

«Ellos en este momento necesitan, ya que en Venezuela están como están, ir contra aquellos que denuncian con pruebas y, además, en el caso mío… mi denuncia es una de las mas importantes en la Corte Penal Internacional», señaló.

Si han dado este paso, ha indicado, es porque hasta ahora han sabido esquivar las sanciones internacionales por violaciones de los Derechos Humanos pero no controlan la denuncia penal internacional. Eso es lo que les angustia, ha subrayado.

Suju ha advertido de que con estas acciones legales están tratando de victimizarse. «De una dictadura se puede esperar cualquier cosa», ha comentado, para añadir que ni Maduro ni su hijo pueden ser considerados víctimas, y avanzar que seguirá adelante con la denuncia en el TPI.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!