Suju
Foto AFP

Tamara Suju, directora ejecutiva del Instituto Casla, denunció este domingo el traslado del coronel Oswaldo García Palomo y el general Héctor Hernández Da Costa a “un lugar desconocido”.

A través de un comunicado, Suju indicó que el viernes la Dirección de Contrainteligencia Militar se los llevó de forma imprevista, bajo supervisión de ese cuerpo de inteligencia en Fuerte Tiuna.

Recordó que ambos militares tienen medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Además de que sus casos fueron denunciados ante la Corte Penal Internacional por detención arbitraria, desaparición forzada y torturas sistemáticas.

Indicó que los oficiales eran víctimas de tratos crueles e inhumanos en las celdas donde se encontraban. “Sometidos al aislamiento prolongado y maltratos verbales de los custodios, falta de luz y ventilación natural, mala alimentación, incluso les suministraban comida descompuesta y poca hidratación”, relató.

Señaló que Hernández Da Costa fue sometido a tres operaciones de colon antes de su detención, y no recibe la dieta necesaria. “Lo privan de medicinas para la diabetes e hipertensión que padece, por lo cual tememos por su vida“, advirtió.

Hernández Da Costa fue detenido en agosto de 2018 por estar presuntamente involucrado en el supuesto atentado contra Nicolás Maduro el 4 de agosto de ese año durante un acto militar. Palomo, también relacionado con el caso, fue detenido en enero de 2019.

Detención arbitraria y desaparición forzada 

La activista de derechos humanos denunció ante la comunidad internacional la detención arbitraria de Juan José Márquez, tío del presidente interino Juan Guaidó. “Siguiendo prácticas y métodos arbitrarios utilizados contra opositores, la estructura represiva del régimen fabricó pruebas para forjar un expediente incriminatorio“, alertó.

Destacó que el centro de detención está en “los temibles sótanos de la Dgcim” en Bolíta, Caracas. En ese lugar, continuó, se encuentran más de 200 personas recluidas en condiciones infrahumanas. Recordó que este centro de reclusión ha sido denunciado como lugar de torturas. “Permanecen (los presos políticos) acosados e intimidados, cometidos a tratos crueles”, agregó.

Suju denunció también la desaparición forzada del buzo Hugo Marino Salas secuestrado por la Dgcim el 20 de abril de 2019. Señaló que Marino Salas tiene, medidas cautelares de la CIDH. Añadió que que el caso fue denunciado ante la CPI y el Grupo de Trabajo sobre la Desaparición Forzada de la ONU. “Dado el tiempo prolongado de su desaparición, tememos por su vida”, enfatizó.

Del buzo no se sabe nada desde que la Dgcim se lo llevó en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía. Investigaba el caso del avión en el que murió el hijo de Miguel Pérez Abad, ex ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera.

“Hacemos un llamado a la comunidad internacional a pronunciarse y no callar, a denunciar los crímenes de lesa humanidad que comete la tiranía venezolana”, dice el comunicado de Suju.

 

 


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo