Los padres de Andry Colina Ramírez, de 22 años de edad, denunciaron que este fue ultimado por una comisión de funcionarios encapuchados del Cicpc, el lunes a las 2:00 pm en un apartamento del 2º piso del edificio El Coquito en Los Frailes de Catia, parroquia Sucre.

Colina Ramírez, quien era albañil, estaba en la calle y cuando vio llegar la comisión policial corrió y llegó al inmueble de esa familia, hasta donde fue perseguido por los policías que desalojaron el apartamento. Sacaron al dueño, a sus dos hijos y un hermano.

“Fue a ese apartamento en busca de refugio. Quien no se asusta cuando ve a policías armados y encapuchados”, dijo Francisco Colina, padre de la víctima, quien explicó que a Andry le dieron dos tiros: uno en el pecho y otro en el abdomen.

Agregó que su hijo nunca estuvo preso y que la policía alegó que se había tratado de un enfrentamiento, cosa que no es cierta, dijo. “Destrozaron el apartamento”, señaló Colina. Al escuchar el primer disparo, la familia Colina, que vive cerca del edificio El Coquito, acudió al inmueble y la policía no le permitió el paso.

Los funcionarios policiales trasladaron el cadáver al Hospital Jesús Yerena de Lídice.

Andry Colina era el segundo de tres hermanos y padre de dos niños: uno de cuatro años de edad y otro de seis meses de nacido.