Funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) impidieron a familiares de los asesinados en El Junquito estar en el entierro de sus allegados. Solo se permitió el paso de algunos de ellos.

Este sábado se realizó el sepelio de dos miembros del grupo de Oscar Pérez, Abraham Agostini y José Díaz Pimentel, sin autorización de sus familiares. Además, las autoridades también prohibieron que se realizara el acto velatorio.

Los familiares, llorando, exigían a los efectivos que les dejaran ingresar. Uno de ellos les gritó a los funcionarios: “No la puedo dejar entrar sola, ¿no ven cómo está? Son una cuerda de arrastrados toditos, no tienen cara para dársela al país».

Otra familiar les preguntó: “¿A ustedes nunca se les ha muerto nadie?’’.