Los alrededores de la morgue de Bello Monte amanecieron tomados este miércoles por funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana, que impiden el paso de peatones y vehículos.

Se presume que en el transcurso del día entregarán el cadáver del capitán de fragata Rafael Acosta Arévalo, el cual se encuentra en esa dependencia desde el sábado 29 de junio.

El militar murió a la 1:15 am de ese sábado en el Hospitalito de Fuerte Tiuna como consecuencia de presuntas torturas que le habrían infligido en instalaciones de la Dgcim desde el 21 de junio, cuando fue detenido entre Guarenas y Guatire.

El cadáver del militar permaneció en la medicatura forense 12 días.

Se informó que el Registro Civil que funciona en la morgue se activó este miércoles para realizar los trámites de la entrega del cadáver del militar.

Una situación similar a esta se presentó cuando mataron a un hombre apodado el Picure que murió en un enfrentamiento con la policía científica, en El Sombrero, estado Guárico.

En esa oportunidad quienes tomaron los alrededores de la morgue fueron funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana.

Al Picure, miembro de una humilde familia guariqueña, lo cremaron, aunque para los muertos en hechos violentos no procede la cremación. Sus cenizas fueron entregadas al día siguiente a una tia.