Para optimizar la capacidad de respuesta policial frente al incremento del índice delictivo en todo el país, que abarcará la recién creada Misión Cuadrantes de Paz, es preciso delimitar las parroquias en pequeñas zonas, especialmente en los municipios Libertador y Sucre, marcarlas geográficamente debido a la cantidad de habitantes y tener claro los tipos de delitos que allí se cometen.

“Una gran cantidad de cuadrantes para una misma parroquia no garantiza la seguridad que la ciudadanía necesita”, dijo Javier Gorriño, secretario de Seguridad Ciudadana en el municipio El Hatillo. “La cantidad de funcionarios no es garantía de que la cifra de delitos disminuya, sobre todo en estos dos municipios súper poblados. Los municipios Libertador y Sucre tienen otras características: son anárquicos y los delincuentes actúan con el mismo modus operando, y en las mismas zonas. Ellos han delimitado sus propios cuadrantes delictivos”, dijo.

A la par de Gorriño, Luis Godoy, director de la Policía Municipal de Chacao, dijo que en los municipios El Hatillo y Chacao ya se hablaba de sectorización, mucho antes de la implementación de los cuadrantes de  patrullaje inteligente y ahora cuadrantes de paz.

En el año 2002, el municipio Chacao quedó distribuido en tres sectores. El primero comprende actualmente desde Campo Alegre a Chacaíto, el segundo desde la avenida principal de La Castellana hasta la entrada de la Cota Mil, y el tercer sector agrupa la zona este de la avenida principal de La Castellana hasta Los Palos Grandes.

Entre tanto, en El Hatillo las zonas se distribuyeron en cinco sectores: de Cerro Verde al Paují; desde el Cigarral a La Cabaña, Casco Histórico y El Portal de El Hatillo.

Sin denuncia, sin respuesta. A juicio de Godoy, la autonomía de las alcaldías municipales permitió una mejor redistribución de las zonas atendiendo a la tipificación de los delitos, según datos recabados por  el Observatorio Venezolano de la Seguridad. Sin embargo, expresó: “Si la persona no denuncia, a los fines de la policía no hay delito; y en el municipio, más que un cuadrante de paz, la efectividad en la reducción de cifras proviene, en su mayoría, de la recepción de los casos. En Chacao hay 47 chats vecinales y 22.000 personas asociadas, lo cual contribuye a un mejor trabajo”.

Durante los primeros 6 meses del año, el delito con mayor incidencia en el municipio Chacao fue el hurto con 363 casos reseñados, una disminución de 47,60% en comparación con el mismo período de 2017 cuando se apuntaron 693 casos.

Le sigue el delito de hurto de vehículos, con 228 casos, mientras que el año pasado solo hubo 205 reportes; en cuanto a homicidios, este año se apuntaron 14, uno menos que en 2017. En cuanto al secuestro, en 2017 se registraron 14 y este año solo uno, 92,90% de disminución.

La Cifra

179 robos a mano armada se registraron este año en el municipio Chacao. 60,70% menos en comparación con 2017, cuando sumaron 455 casos.