Yormi Ascanio, de 41 años de edad, se lanzó con su hijo de 2 años de edad desde el viaducto número 1 de la Autopista Caracas-La Guaira con sentido El Litoral, el jueves en la madrugada, porque su esposa le había planteado la separación.

El relato de lo ocurrido lo hizo ella en la morgue cuando fue a retirar el cadáver de su hijo. Ella es madre de otro niño de 5 años de edad, producto de otra unión.

Explicó que la noche del miércoles se produjo una discusión con Ascanio por la separación que ella le planteó en vista de que la había golpeado. El hombre perdía el control apenas intercambiaban unas palabras.

A las 8:00 pm de ese día surgió una nueva discusión por el mismo tema de la separación por lo que ella decidió salir a la calle en busca de un teléfono para llamar a la policía y cuando lo logró, Ascanio, que la había seguido, le arrebató el celular y ella decidió irse a la casa de una amiga.

Entre tanto Ascanio no regresó a su domicilio hasta la madrugada. Presumen que estuvo consumiendo licor.

Aproximadamente a las 5:00 de la madrugada del jueves, regresó a su casa en Paso Malo, sector Las Torres de La Vega, donde despertó a su hijo de dos años. Prendió fuego a la casa para luego levantar al otro niño y decirle que la casa se estaba quemando. Ascanio, que laboraba distribuyendo periódicos, salió de la vivienda y cerró con llave la puerta de la casa, subió a la camioneta pick-up de un cuñado, con el bebé, vía la autopista Caracas-La Guaira. Entretanto, el niño de 5 años de edad y la mujer que lo cuidaba, lograron salir de la casa aunque ella sufrió quemaduras en la cabeza. Antes de que Ascanio se lanzara en el viaducto número uno de la autopista Caracas-La Guaira, llamó a su suegra y le pidió perdón por lo que iba a hacer y cuando ella le preguntó de qué se trataba, cortó la comunicación. Igualmente lo hizo con sus dos hijos de 13 y 11 años de edad, concebidos en otro matrimonio.

Al llegar de sus labores la esposa de Ascanio se enteró de lo que había ocurrido en la madrugada.

El dato

Yormi Ascanio confrontó problemas similares con su primera esposa, con la que tuvo dos hijos. Varias veces habría intentado quitarse la vida cuando perdía el control. La situación se tornó tan violenta que se divorciaron. En una oportunidad ella acudió al Ministerio Público, que designó a un psicólogo a fin de que el problema de Ascanio fuese tratado.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo