Un ciudadano de nacionalidad venezolana fue encontrado decapitado en Ureña, estado Táchira, a principios del mes de junio. Sus familiares lo identificaron como  Evert Antonio Báez Arenales, de 29 años de edad.

Yenny Arenales, hermana de la víctima, informó que el hombre trabajaba cargando carretillas en la zona de la frontera, según Versión Final.

La cabeza de Báez Arenales fue encontrada cerca de las instalaciones de la GNB de Ureña, donde prima una violenta disputa por el control del contrabando y el cobro de extorsiones.

La cabeza de un presunto guerrillero fue lanzada el pasado 3 de junio contra el comando de la Guardia Nacional Bolivariana. Los lugareños aseguraron que el guerrillero hostigaba a los vecinos aliados con los militares venezolanos y funcionarios del Cicpc.

Con información de Versión Final.