Enderson San Juan Lara, de 26 años de edad, y Oswaldo Hernández, de 30 años, fueron asesinados el domingo en la madrugada y sus cuerpos quedaron expuestos en la calle. Presentaban múltiples impactos de bala, estaban amordazados y con las manos atadas a la espalda con los cordones de los zapatos.

Ambas víctimas  se encontraban en una fiesta, celebrada en una vivienda del barrio La Bombilla, en Petare.

En el lugar irrumpieron hombres armados que sometieron a Lara y a Hernández y los obligaron a subirse a dos motos.

Familiares de las víctimas  indican que los ruletearon por Petare, pero desconocen el lugar donde fueron asesinados.

Lara recibió seis tiros y Hernández, más de diez. Los cuerpos los dejaron a pocos metros del lugar de la fiesta.

Lara se desempeñaba como obrero de construcción y realizaba remodelaciones en un apartamento en Chacaíto. Vivía en el sector La Cresta, barrio La Parrilla, en Petare. Era el menor de cuatro hermanos y padre de una niña de 6 años de edad.

Hernández, que trabajaba como operador del Metro de Caracas en la estación Petare, era oriundo de Barlovento y se hospedaba en una pensión cerca de la residencia de Lara.

El  Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas adelanta las pesquisas para determinar el móvil del doble homicidio y dar con el paradero de los involucrados.