Un total de 1.845 casos de homicidios a manos de cuerpos policiales, atribuidos a presuntos enfrentamientos o resistencia a la autoridad, y otros 793 casos de presunta tortura, tratos crueles e inhumanos, también a manos de funcionarios policiales, ocurrieron entre enero y diciembre de 2017 en el país, de acuerdo con el monitoreo realizado por Cofavic.

Liliana Ortega, directora del Comité de Familiares de Víctimas, expresó que existe un incremento de las ejecuciones extrajudiciales en un marco de impunidad institucionalizada, así como una serie de falencias y obstáculos para las investigaciones que hacen que estos casos se repitan y se multipliquen. Aseguró que la mayoría de estos incidentes ocurren en procedimientos de seguridad ciudadana, con un despliegue inusitado de funcionarios que infunden temor generalizado en las zonas más vulnerables, no solo en el área metropolitana sino que se ha extendido a otros estados del país.

Antecedentes. Liliana Ortega explicó que desde el año 2012 la organización que representa registró 6.385 homicidios, basada en 40 publicaciones impresas y medios digitales que, a su juicio, considera que “fueron historias olvidadas a las que no se les dio respuesta oportuna ni esclarecimiento de los hechos”, dijo.

La defensora de derechos humanos agregó, además, que desde el año 2015 y hasta el mes de junio de 2017, la fiscal general de la República para la fecha, Luisa Ortega Díaz, detalló que para el momento 8.290 personas habían sido asesinadas por funcionarios militares y policiales, y solo en los Operativos de Liberación del Pueblo del mes de julio de 2016 fueron ultimadas 505 personas y este organismo abrió una investigación contra 77 militares y policías por presunta violación de los derechos humanos en procedimientos injustificados, o sin seguir el debido proceso judicial.

“En 2017, según el Observatorio Venezolano de Violencia, hubo 26.616 homicidios en todo el país, de los cuales 5.535 fueron por presunta resistencia a la autoridad; es decir, que ese año hubo 89 homicidios por cada 100.000 habitantes”, dijo Ortega.