Fundaredes denunció que 15.000 venezolanos han sido reclutados por la guerrilla colombiana. En su informe anual destacan que captan a parte de la diáspora venezolana para incorporarla al narcotráfico, la extorsión y el terrorismo. Muchos son jóvenes y están en edad escolar.

La ONG, que desde el año 2002 documenta las violaciones de los derechos humanos en territorio venezolano por estos grupos, se reunió con el embajador de Venezuela en Colombia, Humberto Calderón Berti, al que presentaron la información, en la que se documenta además la presencia de irregulares, entre ellos el Ejército de Liberación Nacional, las FARC, el Ejército Popular de Liberación y más recientemente el Colectivo de Seguridad Fronteriza, en por lo menos 10 estados de Venezuela.

En una nota de prensa divulgada por la embajada se explica que Fundaredes ha obtenido “evidencias de cómo la guerrilla del ELN ha ingresado en escuelas y liceos de los estados Zulia, Táchira, Bolívar, Apure, Barinas y Amazonas para difundir material informativo de este grupo armado, con descripciones de la filosofía de esta agrupación y donde conminan a docentes y alumnos a participar con ellos en actividades lúdicas”.

El informe documenta asimismo “la existencia de emisoras de radio pertenecientes al ELN, que transmiten su señal desde cinco diales de frecuencia modulada, logrando tener una importante cobertura en algunos municipios fronterizos, buscando así mayor penetración e influencia en los pobladores que tienen que escuchar mensajes adoctrinantes con una narrativa intimidatoria por el poder armado que representan estas organizaciones terroristas”.

El embajador Calderón Berti agradeció el trabajo realizado por Fundaredes, que “pone en evidencia la complicidad, cada vez más estrecha, entre el régimen dictatorial de Nicolás Maduro y organizaciones criminales que hacen vida en territorio venezolano” y agregó que “es necesario que la comunidad internacional dirija sus acciones hacia las víctimas de esta grave situación que se vive en la frontera de Venezuela con Colombia y que ha sido ignorada por el régimen usurpador”.