Rufo Chacón prótesis
De izquierda a derecha Rufo Chacón, el médico Miguel Salinas y Oswaldo Malpica, representante de Frigilux. Foto Estefani Brito

A cinco días de cumplir la mayoría de edad, Rufo Chacón se encuentra en el país con una nueva perspectiva de vida, gracias a la prótesis ocular que recibió en Barcelona, España, de la mano del médico Miguel Salinas y la Fundación Frigilux.

«Estoy más fuerte. A veces puede que tenga decaídas, pero siempre recuerdo que tengo vida y que todo sigue. No hay que dejarse hundir por la marea», manifestó el joven durante una entrevista con El Nacional.

La prótesis, junto a un dispositivo de inteligencia artificial, le permite al joven tener movimiento de los ojos, lo que le da un aspecto de naturalidad. Además, le permite leer e identificar personas, objetos y colores.

«No me imaginé poder leer, fue después que supe que existía este artefacto. Es un invento innovador, tiene bastantes funciones», dijo emocionado.

A pesar de no compararse con una visión normal, aseguró que después de la operación y con el sistema de inteligencia adquirió mayor seguridad. «Me siento más cómodo porque me siento más eficaz en mi entorno», agregó.

Aunque ha pasado por una situación difícil con tan solo 17 años de edad, este joven mantiene su humanidad y esperanza intacta. «Ha sido muy fuerte perder la vista de una manera tan drástica. La sensación de no poder ver, cuando me toqué la cara y se me cayeron las partes de los ojos en la mano fue una sensación fea, pero mientras tenga vida, hay que seguir adelante», expresó con optimismo.

Espera continuar con sus estudios universitarios, orientados hacia la música y la poseía, artes con los que mostrará una nueva realidad al mundo.

«Antes quería estudiar Ingeniería en Informática, tengo bastante conocimiento de ello, pero me quiero quedar en la música. Siempre me gustó la música aunque tenía problemas de pronunciación», señaló.

A través de este arte, el tachirense también piensa exponer su experiencia. «Pienso hacer una canción de mi historia. Una vida dura, la cual ha sido de muchas caídas, y a futuro tiene que salir a flote», dijo.

En los años por venir se imagina más fuerte de lo que es ahora y espera poder ayudar a aquellas personas que lo necesiten. «En Venezuela necesitan ayuda en muchos sentidos. Para cambiar a un país, primero tiene que haber evolución de conciencia», subrayó.

“Anímicamente está mejor”

A Rufo Chacón se le realizó una medición exacta de la cavidad ocular para encajar la prótesis al máximo posible, a fin de poder aprovechar todo el movimiento que esta permite, explicó el médico tratante, Miguel Salinas.

Aunque la intervención se hizo cuatro meses después de la pérdida de los ojos, se han conseguido buenos resultados. «Ganamos un buen trabajo de la musculatura y del párpado, conseguimos una sensación de realismo. Ahora falta esperar que las prótesis se vayan ajustando, buscando su sitio, y a partir de ahí veremos los futuros ajustes para mejorar su parte estética y emocional», precisó.

Para un paciente que ha perdido los ojos, continuó, estas prótesis son muy importantes, dado que mejora la relación con el entorno y la autoestima. «Rufo llegó a Barcelona y regresó a Venezuela, y anímicamente está mejor. Eso va a ser nada más el principio, va a ser una subida importante. Si retoma su vida, estudios y sus actividades, esto va a ser vital», agregó.

Salinas también posee una prótesis ocular, las cuales ha podido implantar en muchas personas a través de los años. «El hecho de que yo lleve prótesis es algo que nos hace empatizar mucho con el paciente y, al final, yo traslado todo lo que ha probado en mí. Todo el cariño lo lleva Rufo y muchos pacientes, por tanto», indicó.

Un granito de arena

El trabajo entre la Fundación Frigilux y la clínica de prótesis oculares ubicada en Barcelona continuará a futuro para tratar casos de personas de escasos recursos que puedan necesitar un trasplante.

Oswaldo Malpica, director de Mercadeo y Comunicaciones de Frigilux, indicó que el caso de Chacón es uno de los muchos que atienden en la fundación.

«El caso de Rufo es uno más que suma a un proyecto muy bonito. Atendemos 85 casos de niños en el área de oncología. Estamos trabajando con niños en trasplante de hígado», indicó.

Afirmó que en la fundación se convirtieron en embajadores de estos procesos, que suman a lo que la empresa privada puede realizar para aportar soluciones al país.

«Somos parte de una sociedad civil que está abocada y que debe retomar la conciencia de que tenemos que aportar, colocar el granito de arena. Independientemente de la situación que sea, nosotros tenemos que actuar. Quedarnos expectantes ante lo que vemos en las noticias, en periódicos, portales digitales, y no hacer al respecto, es irresponsable», enfatizó.

Una tragedia sin nombre

«Lo que le hicieron a mi hijo no tiene nombre», manifestó Adriana Parada, madre del joven de 17 años.

Hoy recuerda cómo fue la tragedia que dejó sin vista a su hijo y que estuvo cerca de quitarle la vida el 12 de julio de este año, cuando dieron la orden de disparar en una tranca por exigir la venta de gas doméstico. En esa oportunidad, su hijo de 14 años también fue agredido por funcionarios de la Policía de Táchira.

«Cuando se fue a retirar, se escuchó la orden ‘disparar para dispersar la tranca’ porque venía el ministro (Néstor) Reverol. Aunque podría haber disparado al aire, lo que hizo el policía fue dispararle en la cara a mi hijo», rememoró.

Mencionó que cuando lo vio caer al piso, pidió ayuda hasta a los mismos funcionarios, quienes se burlaron de la situación. «Estos policías, por tener un uniforme, piensan que tienen todo resuelto, pero ellos están para ayudar al pueblo, no para reprimir y quitarle la vida», destacó.

Aunque preferiría que su hijo pudiera tener su visión normal, reconoce que con este implante y el sistema de inteligencia él podrá defenderse poco a poco. «Mientras que llega la solución, que sé que va a llegar algún día y que volverá a ver la luz», agregó.

“Aquí tiene a su mamá”

El orgullo que siente por Chacón y sus demás hijos es palpable en Adriana Parada. Antes de perder la vista de manera tan drástica, Chacón llevaba una vida dedicada a sus estudios y al arreglo de computadoras y teléfonos celulares. «Él siempre ha sido muy reservado en todo, ahorita está desarrollando un poco el hablar con las personas, se ha soltado un poco», señaló.

«Veo que cada día tiene pensamientos mejores para el país, él quiere ayudar al país. No sé de qué forma, pero aquí tiene a su mamá muy fuerte que lo va a defender contra viento y marea», enfatizó.

Parada no tiene pensado abandonar el país, a pesar de los consejos que ha recibido de muchas personas. «Aquí nos desayunaremos con una arepita y un cafecito, y si no hay, qué importa, una arepita con agua miel. Pero estamos en nuestro país», expresó.

Aseguró que continuará denunciando hasta el último aliento el caso de su hijo, el asesinato de muchos jóvenes y las vulneraciones de derechos humanos por parte del régimen de Nicolás Maduro.

A su juicio, cuando retorne la democracia «hay que reconocer a las personas que han caído, que son héroes a los que no se les debe olvidar».

La madre de Rufo Chacón envió, además, un mensaje a Maduro: «Basta ya, basta, mira que el pueblo está sufriendo, cada día cae más. Con llenarse no hacen nada, deberían dejar al país tranquilo y que otra persona venga».

También le pidió al presidente interino Juan Guaidó que abandonara los diálogos y las negociaciones con la cúpula gobernante. «Que se ponga a trabajar por Venezuela porque hay muchas personas que siguen creyendo en él, pero con diálogo no va a llegar a ningún lado. Hay que ponerse los pantalones muy fuertes e ir por el tema que es, que es libertad», enfatizó.