Alex Saab
Foto archivo

El régimen de Nicolás Maduro acaba de reaccionar al traslado del colombiano Alex Saab a la Isla de Sal, considerado por algunos como la antesala de su extradición a Estados Unidos, que lo procesa por blanqueo de capitales y corrupción, ligados a Venezuela.

Tal como lo anticipó este El Tiempo, la noche del viernes el barranquillero —señalado como el testaferro de Nicolás Maduro— fue sacado de la cárcel central de Ribeirinha, en la ciudad de Mindelo, y llevado vía aérea a la Isla de Sal, donde había sido capturado el pasado 12 de junio por solicitud de Estados Unidos.

Alejandro Correa Ortega, embajador de Venezuela ante Cabo Verde, hizo llegar un documento en el que se asegura que, desde el sábado por la mañana,  ha solicitado sin éxito a las autoridades de Cabo Verde que autoricen un vehículo diplomático para el transporte aéreo desde Praia a Isla de Sal, para verificar el estado  actual y el motivo de la transferencia de Saab, a quien señala como ciudadano venezolano y agente especial del régimen.

Según el medio local Inforpress, Correa Ortega asegura que no le han dado dicha autorización.

El diplomático asegura que desde el 15 de junio han enviado varias cartas en este sentido sin obtener respuesta. De hecho, se queja de que el equipo legal que apoya la defensa de Saab únicamente ha podido ingresar a la isla en una ocasión: el 19 de junio por  cinco días.

Además, se queja de que al abogado principal de Saab no se le permitió el ingreso a hablar con su cliente, a pesar de que lo ha solicitado en múltiples oportunidades.

¿Lo han maltratado?

El embajador también dice que si bien él lo vio en una ocasión, no pudo verificar las condiciones en las que se encuentra detenido.

Y agrega que tuvo información de que Saab había sido maltratado y robado en la Isla de Sal, después de su detención. Incluso asegura que es evidente la pérdida de peso que registra el agente del régimen.

El diplomático se queja además de que las autoridades de Cabo Verde no le han permitido al barranquillero seguir con un supuesto tratamiento médico, aunque no especifica de qué se trata.

El abogado de Saab también se queja de que a su cliente no le han resuelto aún recursos legales sobre su detención provisional. Por eso, exige explicaciones sobre su traslado.

En efecto, un poderoso esquema de seguridad de la Policía Judicial acompañó el traslado de Saab, a quien la justicia de ese país le ha negado tres peticiones de libertad, incluidos dos habeas corpus.

Su traslado se produce seis días después de que Cabo Verde aceptó la solicitud formal de extradición por parte de Estados Unidos, que lo acusa de blanqueo de capitales y de corrupción, vinculados al régimen de Nicolás Maduro.

Saab llegó fuertemente escoltado a las 8:10 pm (4:10 pm en Venezuela) en medio de un total hermetismo y aún no se sabe dónde fue ubicado.

¿Mercenarios y recompensa?

El Tiempo confirmó que a mitad de semana el propio Saab —de 46 años y con su familia en Venezuela— pidió ser valorado por un médico y un psiquiatra.

“Aseguró que quería dejar constancia de que se encontraba en óptimas condiciones y de que no va a intentar suicidarse. Teme que lo asesinen y que parezca que se quitó la vida”, dijo un antiguo allegado al barraquillero, a quien la justicia de Estados Unidos considera la clave para llegar a las fortunas ocultas del régimen y a los movimientos de oro y de dólares hacia Turquía, Irán y Rusia.

En los últimos días se ha registrado un movimiento inusual en el aeropuerto internacional Amílcar Cabral de Espargos, donde Saab fue capturado en supuesta misión del gobierno de Maduro y donde permanecía al cierre de esta edición.

En efecto, un Boeing C-17A Globemaster III del Reino Unido aterrizó el primero de julio.

Además, circuló una información según la cual desde Venezuela se ofreció una jugosa recompensa —10 millones de dólares— para extraer vivo o muerto al colombiano. Para tal efecto, habría desembarcado en un país vecino un grupo de mercenarios.

Sin embargo, ninguna fuente oficial ha confirmado esa versión. Lo que sí se confirmó es que Estados Unidos reforzó la seguridad en la región.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo