Rafael Ramírez
Rafael Ramírez. Foto: AFP

El expresidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, aseguró que la actual escasez de gasolina en todo el territorio nacional no es un asunto puntual, sino que en lo últimos años se ha convertido en un problema crónico.

En su artículo de opinión publicado este domingo, el exministro chavista aseguró que las largas colas por gasolina son la evidencia «clara» y «visible» de la «pésima» gestión del gobierno de Nicolás Maduro en el sector petrolero.

«Son la denuncia de la destrucción y el colapso operacional de Pdvsa y el desmantelamiento del ministerio de Petróleo», expresó.

Señaló que el colapso operacional de la estatal petrolera no comenzó con las sanciones de Estados Unidos contra el régimen venezolano, sino que el problema es de origen político, ocasionado por el gobierno de Maduro.

«Ha sido producto de la arremetida del gobierno en contra de sus trabajadores y a la malversación y desviación de sus recursos operacionales. Siendo una empresa petrolera, la caída en su desempeño se puede medir; es verificable, es algo real, tangible, cuyas consecuencia las ha vivido todo el país. Las colas de la gasolina es solo uno de estos efectos», sostuvo.

Y agregó: «En la gestión de Tareck El-Aissami, entregaron el manejo y control de refinerías y Unidades operacionales a empresas y técnicos iraníes, para tratar de restablecer su operatividad, lo cual, a la luz de los resultados, ha sido un fracaso. Lo que sucede hoy, es que el sistema opera a muy baja capacidad y de manera inestable».

Ramírez señaló que las dos Unidades de Catalítica del Complejo Refinador de Paraguaná (Amuay-Cardón) están fuera de servicio. «Estas son las unidades más grandes del país, que producen los volúmenes necesarios de Nafta Catalítica para producir gasolina. Tienen meses detenidas; una de ellas tiene problemas con el Refractario y otra con el Compresor de Aire. La Unidad de Catalítica de la Refinería El Palito, también está fuera de servicio».

«La indolencia del gobierno»

El exministro rechazó que desde el gobierno de Maduro nadie se responsabilice de la crisis en el sector petrolero, sino que «de manera torpe y absurda trata de ocultar esta grave situación, recurre al silencio, a la desinformación, a las reiteradas excusas y a la distracción».

«Nadie en el gobierno da la cara, ninguna autoridad ni dirigente del madurismo asume la situación, se avoca a resolverla. No les interesa, porque no gobiernan para el pueblo. Sus prioridades son otras, sus intereses no son los del pueblo, sus operadores son un desastre», añadió.

Finalmente, Ramírez aseguró que estos elementos, junto a la violación de los derechos humanos y la «manipulación del hambre de los humildes», son parte de los mecanismos de control social que sólo favorecen a los jerarcas del gobierno.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!