venezolanos Colombia
Foto: AFP

Ante los recientes ataques xenófobos de los que han sido víctimas familias refugiadas y migrantes venezolanas en Latinoamérica, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), manifestó este lunes preocupación por esos acontecimientos.

«Es preocupante la realidad a la que se enfrentan en este momento cientos de familias refugiadas y migrantes de Venezuela en Latinoamérica y el Caribe», dijo el organismo de la ONU en un comunicado. Recordó que los venezolanos movidos por «la esperanza y la incertidumbre», emprenden «caminos y rutas arriesgadas».

Por ello exhortó este lunes a los dirigentes políticos, sociales y comunitarios a «construir una cultura de paz, calma y mesura». Además de promover la «coexistencia y el respeto por la diversidad y los derechos de todas las personas, condenando las actitudes y acciones discriminatorias y xenófobas».

Con el apoyo de la comunidad internacional, Unicef pidió que la «asistencia humanitaria llegue a quienes la necesitan» y que se promuevan «políticas y programas de inclusión» que beneficien a toda la comunidad.

Históricamente la llegada de personas refugiadas y migrantes constituye una oportunidad para el desarrollo y enriquecer a las sociedades. Por ello Unicef instó a los países de acogida a ofrecer la oportunidad a las familias de «reconstruir una vida digna» y de ese modo contribuir con la comunidad.

Colombia pide más integración

La vicepresidenta y ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, Marta Lucía Ramírez, advirtió recientemente que Colombia «no tiene la capacidad de seguir asimilando nuevos migrantes y refugiados» provenientes de Venezuela.

Llamó a los países de la región a que ayuden en su integración, adoptando políticas públicas que permitan su desarrollo y crecimiento socioeconómico.

Enuna sesión de la OEA, Ramírez explicó lo que considera que se debería establecer en la región: un principio de humanidad para los migrantes, pues «son seres humanos que están llegando a las fronteras en unas condiciones precarias e infrahumanas y dolorosas», y también, dijo, aplicar el principio de corresponsabilidad.

«No podemos caer en la irresponsabilidad de cerrar los ojos y mirar para otro lado (…) Tenemos que ser corresponsales entre nosotros (los países de la región) y apoyarnos», manifestó.

Más de 6 millones de refugiados y migrantes de Venezuela ya están por todo el mundo, la mayoría de los cuales son acogidos por países de Latinoamérica y el Caribe.

 


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!