Michelle Aguado, hija de William Aguado, denunció que su padre tiene un año y medio detenido, ha sufrido torturas y está en mal estado de salud. Insistió en que no estaba vinculado con el policía Óscar Pérez. 

William Aguado es médico cirujano y tenía una casa abandonada y en proceso de construcción en El Junquito, donde fue asesinado Pérez. Su hija informó que el policía Pérez aprovechó la soledad de la residencia para esconderse, a pesar de no conocer al dueño de la vivienda. 

Explicó que su padre ha recibido descargas eléctricas, desprendimiento del riñón izquierdo y pérdida de la audición del oído izquierdo. Su familia teme por la vida del detenido porque no se le ha ofrecido atención médica a pesar de su condición. Agregó que, en ocasiones, su color de piel es amarillento y que está hinchado debido a que sufre problemas renales. 

Reiteró que todos están al tanto de su estado de salud porque le han permitido las visitas de sus familiares y abogados. «No podemos seguir esperando a que empeoren sus patologías mientras el régimen se hace el ciego», denunció. 

Michelle Aguado y su familia tuvieron que salir del país debido a la persecución que sufrieron a partir de la detención de su padre.