El embajador de Venezuela ante Estados Unidos, Carlos Vecchio, señaló este martes en Miami que el decreto que extiende por cinco años la vigencia de los pasaportes venezolanos, y que ha sido reconocido por el gobierno estadounidense, «acaba con las mafias de la corrupción».

Manifestó que el decreto firmado el 21 de mayo por el presidente interino Juan Guaidó garantiza los derechos de millones de venezolanos en medio de  »la crisis de refugiados más grande del planeta después de la Siria» por culpa de un «régimen criminal y usurpador».

«Además, esta medida rompe con esa mafia que se había montado el régimen para quitarle el dinero a muchos de los venezolanos» alrededor de los pasaportes, por los que se llegaba a «chantajear» por montos que alcanzaban hasta 5.000 dólares a quienes apelaban al «derecho a su propia identidad», indicó el diplomático en rueda de prensa.

«Es un paso importante», manifestó, pues resuelve una gran parte de los problemas de «4 millones de venezolanos que están fuera» de su país. Indicó  que el gobierno de Estados Unidos ya ha distribuido la información en ese sentido a todas sus oficinas federales.

Citó como ejemplo que minutos antes de la rueda de prensa, el diputado Ismael García había ingresado a Estados Unidos procedente de Costa Rica con el pasaporte vencido.

Vecchio anunció que seguirán tratando de recuperar los servicios consulares que han sido «desmantelados», sin dejar de lado la misión principal, que es el «cese de la usurpación».

Hizo un llamado para que «los venezolanos estén legalmente en Estados Unidos, no sean deportados», en alusión a  la solicitud de la comunidad venezolana en ese país para que se les conceda el Estatus de Protección Temporal, TPS.

Señaló que de parte del gobierno de Donald Trumo siente que «hay disposición» respecto a ese asunto, además del apoyo bipartidista en el Congreso sobre la cuestión venezolana, y compartió por ello su optimismo de que «próximamente» se logre esa meta.

Vecchio estuvo acompañado del ministro consejero de la Embajada de Venezuela en Estados Unidos, Gustavo Marcano, quien pidió que el decreto sea reconocido también por los 11 países de América Latina que integran la Declaración de Quito, firmada en septiembre del año pasado.

Marcano recalcó que la información obtenida a través de la reciente reactivación del Registro Único Consular para censar a los venezolanos «está guardada bajo los mejores estándares de seguridad» y solo es utilizada por «el gobierno legítimo de Venezuela»; por ende, «no se comparte con ningún ente del gobierno de Estados Unidos».

«De los usuarios que se han registrado hasta ahora, el 75% tenía como principal necesidad la prórroga del pasaporte vencido. A esa necesidad le hemos dado respuesta con la emisión de este decreto que garantiza el derecho humano a la identidad y al libre tránsito», dijo.