La Unión Europea (UE) lamentó que se hiciera caso omiso a su llamado a nuevas elecciones presidenciales en Venezuela, debido a que  las realizadas en mayo de 2018 carecieron de credibilidad y no se proporcionó las garantías necesarias para la celebreación de comicios democráticos.

La organización instó a Nicolás Maduro reconocer y respetar la función de la Asamblea Nacional como institución elegida democráticamente, además de respetar el Estado de Derechos y los Derechos Humanos. 

«La UE seguirá vigilando de cerca la evolución sobre el terreno y permanecerá dispuesta a reaccionar con medidas adecuadas frente a las decisiones y acciones que socaven aún más las instituciones y principios democráticos, el Estado de Derecho y los Derechos Humanos», reza el comunicado.