Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación de Nicolás Maduro, presentó una serie de supuestas pruebas que señalan que miembros del personal de seguridad de Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, intentaron vender armas reglamentarias de la Guardia Nacional Bolivariana, por 35.000 dólares.

Rodríguez afirmó que las armas fueron extraídas, de manera irregular, del Comando de la GNB del Palacio Federal Legislativo el 30 de abril. Aseguró que estaban en posesión de Erick Miguel Sánchez, Jason Parisi y Eduardo García, miembros del equipo de seguridad de Jan Guaidó.

Indicó que estas personas fueron detenidas como parte de una investigación acerca del alzamiento militar del 30 de abril, liderado por Juan Guaidó. Añadió que los representantes de Maduro llevarán estas pruebas a la mesa de negociación de Barbados. 

Luego de la aprehensión, la Asamblea Nacional, por medio de la Comisión de Política Exterior, emitió una alerta internacional. 

“Esto constituye otro atropello por parte del régimen usurpador de Nicolás Maduro Moros, que muestra una vez más su rostro autoritario y que en Venezuela no hay confianza alguna en los acuerdos que podrían alcanzarse, más aún cuando se llevan a cabo negociaciones en busca de una solución pacífica”, dice el comunicado emitido por el Parlamento.