Solo cuatro presidentes latinoamericanos llegaron a Caracas desde la noche de este jueves para asistir a la juramentación de Nicolás Maduro, en medio de una ofensiva regional contra la asunción por considerar ilegítimo el nuevo gobierno.

Los mandatarios de Cuba, Bolivia, Nicaragua y El Salvador están en Caracas acompañando a Maduro.

El líder de Osetia del Sur, una república prorrusa reconocida por pocos países, entre ellos Venezuela, también está en la ceremonia. Por su parte, Turquía y Surinam enviaron a sus vicepresidentes mientras que México, Uruguay, China y San Vicente y las Granadinas tendrán como representantes a funcionarios de segunda línea.

13 países miembros del Grupo de Lima y los 28 países integrantes de la Unión Europea desconocen las elecciones llevadas a cabo el pasado mayo y se negaron a reconocer el nuevo mandato del sucesor de Hugo Chávez. No enviaron representantes.

El presidente bolivariano, Evo Morales, fue el primero en arribar a Caracas para acompañar a su hermano y aliado en la toma del poder. En su cuenta oficial de Twitter, aseguró: «El pueblo venezolano no está solo, la patria grande unida defenderá la revolución bolivariana».

En la noche de este miércoles también arribó el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, para asistir a la toma de posesión de Maduro. En un comunicado, se refirió a la «La solidaridad del pueblo y gobierno de Venezuela con la rápida ayuda a El Salvador ante los devastadores terremotos del año 2001».

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel se unió a sus «hermanos de lucha» en apoyo a Maduro y destacó la importancia de la integración latinoamericana y caribeña. Además, realizó una crítica a los países que rechazan al presidente a través de su cuenta oficial de Twitter. «No es posible subestimar el gran despliegue de recursos de nuestros adversarios históricos para impedir que fuerzas progresistas y populares se mantengan en el gobierno», publicó.

En la mañana de este jueves arribó Daniel Ortega, el cuestionado presidente de Nicaragua, y dijo sentirse «honrado de estar en la patria libre de Simón Bolívar, de Hugo Chávez y de un pueblo heroico que libra una batalla por la paz y la justicia de la región».

Otros enviados

Maduro anunció luego de una conversación telefónica con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que el vicepresidente de ese país, Fuat Oktay, estaría en el acto de la juramentación. También asistirá el vicepresidente de Surinam, Michael Ashwin Adhin. 

La republica prorrusa de Osetia del Sur, reconocida por pocos países en el mundo, enviará a su primer mandatario, Anatoly Bibilov. San Vicente y las Granadinas a su Primer Ministro, Ralph Gonsalves y Antigua y Barbuda a su canciller, Everly Paul Chet Greene. Algunos países se harán se harán presentes a través de funcionarios de segunda línea.

Uruguay envió a el encargado de negocios en Venezuela, José Luis Remedi, China a su ministro de Agricultura, Han Changfu, y México al encargado de Negocios en la Embajada, Juan Manuel Nungaray.

Asistirá también el Ministro de Defensa de la República Islámica de Irán, Amir Hatami y el Canciller de Antigua y Barbuda, Everly Paul Chet Greene y el secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Mohammed Sanussi Barkindo.

Elecciones no reconocidas

El 20 de mayo de 2017, Nicolás Maduro fue «reelegido como presidente» con 67,7% de los votos en unas elecciones que muchos países tildaron de fraudulentas y poco creíbles. 

El Grupo de Lima se enfrentó al mandatario y decidió desconocer la legitimidad de los comicios solicitando a Maduro que transfiera, en forma provisional, el Poder Ejecutivo a la Asamblea Nacional hasta que se realicen nuevas elecciones presidenciales de manera democrática.

Maduro prometió este jueves represalias contra el grupo y los países que desconozcan su «gobierno» y dio un ultimátum de 48 horas para que acepten su mandato . En la misma línea, llamó al presidente argentino, Mauricio Macri, «el señor destructor de la Argentina».

«Lamentamos que pese a los repetidos llamamientos de la comunidad internacional, incluido por parte de la UE, no se han celebrado nuevas elecciones en conformidad con los estándares internacionales. En este contexto, la UE y los Estados miembro no participarán en la sesión de investidura presidencial hoy», confirmó Maja Kocijancic, portavoz del servicio diplomático de la Unión Europea.

Previamente, Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional venezolana, llamó a Maduro usurpador y aseguró: «La presidencia no se encuentra vacante, está siendo usurpada». La Asamblea Nacional es considerada el único poder político legítimo por varios países.