El lunes a las 4:30 pm fue ingresado el cuerpo de Fernando Albán, concejal del Distrito Capital. El protocolo de autopsia reveló: traumatismo cranoencefálico severo, shock hipovolémico y traumatismo toráxico abdominal cerrado por caída de altura. El procedimiento médico forense no duró más de cinco minutos y, según fuentes de la medicatura de Bello Monte, “las autopsias pueden tardar hasta 20 minutos, aun si la causa de muerte es natural”.

El acta de defunción y el registro del cuerpo les fueron entregados ayer a los parientes que asistieron a la morgue, en compañía de quienes habían sido asignados para su defensa.

Extraoficialmente se conoció que el hecho se registró a la 1:30 pm. Una caída al precipicio desde una altura de 10 pisos ocasionó la muerte del concejal Albán, quien permanecía recluido en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional desde el viernes, luego de ser detenido por funcionarios de ese organismo policial en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía Simón Bolívar, en el estado Vargas, por haber participado presuntamente en el atentado contra Nicolás Maduro.

Tarek William Saab, fiscal designado por la asamblea nacional constituyente, dio la información dos horas después y anunció que el concejal de Caracas se había “lanzado” por la ventana de un baño del Sebin en Plaza Venezuela.

Piden Investigar. “Fernando Albán estaba tranquilo, no presentó ninguna conducta que reflejara depresión, nerviosismo. Manifestó que lo estaban presionando psicológicamente para que entregara a Julio Borges. Se mantuvo firme en su posición: enfrentar la situación legal”, reiteró Ramón Alfredo Aguilar, abogado y amigo de Albán.

El profesional del Derecho pidió que se investiguen los hechos, porque “una persona que en su sano juicio nos dijo que sobreviviría a este procedimiento legal no se habría suicidado”, sostuvo ayer Aguilar, en las afueras del organismo forense.