El secuestro de Roberto Marrero, jefe de despacho del presidente interino Juan Guaidó, por parte de funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, cumple dos funciones para el régimen de Nicolás Maduro, señaló el mayor general retirado Hugo »el Pollo» Carvajal.

La primera, dijo Carvajal, busca »probar las amenazas internacionales contra la dictadura», y la segunda «tapar» las denuncias de Ronald Dugarte, ex funcionario de la Dirección General de Contrainteligencia Militar en la presentación del nuevo informe sobre crímenes de lesa humanidad en la Organización de los Estados Americanos.

Dugarte, ex funcionario de la Dgcim, denunció el miércoles las torturas que sufren los presos políticos detenidos en la sede del organismo en Boleíta. Aseguró que existen centros de torturas en Fuerte Tiuna y en lugares clandestinos, cuya ubicación solo conocen la milicia cubana en Venezuela y los colectivos. 

También mostró videos sobre las condiciones del capitán retirado Juan Caguaripano y de un coronel, y aseguró que el general Miguel Rodríguez Torres se encuentra en condición graves de salud, tanto física como mental.