Luisa Ortega Díaz, fiscal general de Venezuela y exiliada política, aseguró que es un delito de parte de las autoridades negarse a entregar el cuerpo de Óscar Pérez, ex inspector del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), y los demás fallecidos durante un operativo especial en El Junquito.

Mediante su cuenta de Twitter la fiscal aseguró que el gobierno del presidente Nicolás Maduro se burla de los familiares de las víctimas. Calificó este hecho como la “Masacre de El Junquito”.

Señaló que la negativa de las autoridades militares venezolanas para entregar los cuerpos a los familiares representa una violación sistemática  de los derechos humanos.

La entrega de los cuerpos a sus familiares depende de la orden de la justicia militar, pues los restos están sujetos a investigación. Pérez y sus aliados fueron ultimados en un supuesto enfrentamiento con funcionarios policiales el lunes 15 de enero.