Miguel Henrique Otero, presidente editor de El Nacional, señaló que “Venezuela es el peor escenario para la libertad de expresión en el continente, después de Cuba”. Explicó que ya no es solo que exista persecución contra periodistas o amenazas permanentes contra las voces independientes: “El objetivo del régimen es hacer desaparecer los medios de comunicación”.

Otero, exiliado desde 2015, advirtió sobre la grave crisis que vive el país, acentuada por un gobierno al que parece no importarle la gente. “El proyecto que ellos tienen busca convertir a la ciudadanía en seres ignorantes, que no sean una amenaza para ellos, lo que quieren es destruirnos”, aseguró.

Sus palabras son un alerta necesario: hace 25 años la Asamblea General de Naciones Unidas proclamó el 3 de mayo como Día Mundial de la Libertad de Prensa, por lo que es una oportunidad para celebrar los principios fundamentales de la libertad, defender los medios de comunicación de los atentados contra su independencia y rendir homenaje a los periodistas que perdieron la vida cumpliendo su deber.

“En un año o año y medio no va a haber prensa independiente en Venezuela”, afirmó. “La ventana para la libertad de expresión es cada vez más pequeña, pero además de eso la situación económica, permitida por el régimen y cuidado si no propiciada, va a terminar de asfixiar lo poco que queda. Al gobierno no le importa. Quiere que desaparezcan los medios tradicionales, pero tampoco van a dejar tranquilos a los digitales, que pueden bloquear después de las elecciones”, puntualizó.

—¿En el mundo se es consciente de la magnitud de lo que sucede en Venezuela?

El mundo entero reconoce lo que está pasando y apoya todo lo que haga la oposición. No preguntan por unas elecciones que la mayoría de los países considera inválidas, lo que quieren saber es cuándo los venezolanos vamos a hacer algo distinto que permita salir del régimen. Las elecciones no son un mecanismo posible para lograr la libertad.

—¿Cuál es entonces la salida?

—Es un conjunto de factores el que va a permitir que el régimen salga: es la confrontación, el pueblo en la calle, como ha ocurrido en otros momentos en América Latina; es que el sector militar finalmente se ponga del lado del que más sufre, del que padece la injusticia; es que la comunidad internacional colabore, y son los mismos chavistas cansados que van a darle la espalda al gobierno.

—¿Y cree que eso se dará en el corto plazo?

—Este gobierno tiene todos los planetas alineados en su contra, no creo que tenga escapatoria. Yo pienso regresar porque este régimen va a salir.

—Un tribunal en Estados Unidos desestimó la demanda de Diosdado Cabello en contra deThe Wall Street Journal. ¿Por qué en Venezuela se continúa con los juicios en contra de El Nacional, Tal Cual y La Patilla?

—En Venezuela no se trata de una demanda, sino de una acción política. Yo tengo tres años con una medida cautelar que, según la ley, debería tener una duración límite. Hay presos políticos en El Helicoide con medidas cautelares desde hace ocho años. Son un instrumento dictatorial para mantener las acusaciones sobre las personas en juicios que no avanzan, a través de un sistema judicial que no funciona y que lo que hace es cumplir órdenes políticas. Mantendrán las medidas cautelares el tiempo que les dé la gana.

—A El Nacional llegan denuncias muy graves, muchas de ellas que no se pueden verificar. ¿Es el gobierno el interesado en que se publiquen cosas falsas para poder atacarlo y desprestigiarlo?

—Llegan infinidad de denuncias, algunas interesadas. En esta época los fake news son muy comunes. En El Nacional solo publicamos lo que está verificado. El tema de las fake news se ha convertido en algo muy delicado que no podemos tomar a la ligera. Se publican noticias falsas porque no se confirman, y muchos de quienes las facilitan tienen sus intereses.

—¿De qué manera los rumores, las campañas de desprestigio y las informaciones interesadas lesionan la libertad de expresión?

—Uno de los elementos que afecta la libertad de expresión en el mundo son las campañas de desprestigio y los rumores. Los medios están obligados a trabajar el doble para verificarlas. Es impresionante la cantidad de informaciones que llegan a los medios y que si no son publicadas empiezan los ataques, haciendo ver incluso que si no se divulgan es porque se está en connivencia con las personas contra las cuales se hacen las denuncias. Muchos de los rumores sobre informaciones no publicadas tienen que ver con aquellos que quieren que eso se divulgue, aunque no esté debidamente confirmado.

—El Nacional cumple 75 años en agosto. ¿Cómo se prepara?

—La fecha coincide con una crisis terrible en el país, algo que no ha vivido ningún periódico que yo conozca en el mundo. Nunca nos hemos doblegado, siempre hemos mantenido la misma línea editorial y la vamos  a mantener. El periódico ha sobrevivido y va a seguir sobreviviendo. Siempre he dicho, y estoy seguro de que va a ser así, que el titular de que Venezuela regresa a la democracia lo va a publicar El Nacional en un plazo no muy lejano.

—¿De qué manera se va a celebrar este aniversario?

—La verdad es que la palabra celebración no suena bien, porque hoy en Venezuela nadie está en capacidad de celebrar nada. Es un reconocimiento a los 75 años de lucha y al esfuerzo que se está haciendo para sobrevivir a esta última etapa que es la más terrible que ha vivido El Nacional en toda su historia. Estamos sobreviviendo y a pesar de todo lo que tenemos en contra, el periódico sale y va a seguir saliendo.