Cercados y sin comunicación fuera de su país. La Agencia para los Refugiados de las Naciones Unidas, Acnur, mantiene aislados a militares venezolanos que han huido a Colombia por la crisis que padece la nación. Un grupo de funcionarios, que fueron ubicados en albergues desde su llegada al país vecino, no tiene acceso al exterior por órdenes de la organización.

Los uniformados no disponen del permiso para salir del hotel donde se mantienen hospedados por instrucciones de Rafael Zabala, jefe de las oficinas de Acnur en Cúcuta, Colombia. En el lugar son sometidos a maltratos e insultos por haber abandonado el país y por apoyar a Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela.

Los representantes del ente tampoco permiten el contacto de este grupo de militares con Gaby Arellano y José Manuel Olivares, diputados a la Asamblea Nacional en el exilio, para que constaten su situación en el hotel Villa Antigua.

“Estos militares tienen estipulado un horario dentro de esas instalaciones, no se les permite salir y son tildados de traidores a la patria por desertar. Acnur tampoco permite que ningún representante político acceda a ellos”, indicó una fuente en exclusiva para El Nacional.

La fuente detalló que algunos de los desertores están siendo extorsionados por dirigentes oficialistas allegados a Nicolás Maduro, que se encuentran infiltrados en territorio colombiano, para que declaren en contra de Guaidó alegando un presunto engaño y abandono por parte de las autoridades colombianas. 

«El oficialismo está buscando que no existan más desertores que crucen la frontera. Por eso la extorsión. Quieren un pronuncimiento público para decir que fueron engañados por la oposición y las autoridades colombianas. La idea es extorsionar a algunos funcionarios que no están siendo atendidos por la Acnur y que puedan emitir este tipo de declaraciones», precisó. 

Funcionarios venezolanos han pedido que se investigue a Eliseo Rivas Sánchez, encargado de campamentos de refugiados de Acnur en Cúcuta, debido a que expulsó a un refugiado del albergue porque había huido junto a su familia. Explican que durante sus actividades, Rivas tenía actitud despótica y maltrataba a los militares

Américo de Grazia, diputado a la Asamblea Nacional, alertó sobre el hecho y responzabilizó a Acnur por lo que les pueda suceder a los desertores que huyeron buscando refugio en territorio colombiano.

«Ojo con Acnur, con lo que pueda ocurrir con nuestros oficiales de la FAN en condición de refugiados en Colombia y Brasil. Donde pretenden darles de baja y dejarlos desguarnecidos. Sería un mal precedente para el proceso de transición que lidera el presidente Juan Guaidó», escribió el parlamentario en Twitter.

Luis González, sargento segundo de la Fuerza Armada Nacional, fue el vocero del grupo de militares y policías venezolanos que emitió este sábado unas declaraciones en las que alega abandono por las autoridades colombianas luego de que Eliseo Rivas Sánchez, representante de la Acnur en Cúcuta, les informara que tendrían un plazo de hasta 3 días para abandonar el refugio en el que se encuentran, además de poner a disposición de los militares una sábana, una colchoneta y 350.000 pesos para su salida del albergue.

Extraoficialmente, Acnur habría retirado la orden de desalojo a más de 200 venezolanos después de que se reunieron en las adyacencias del sitio para denunciar la situación a los medios de comunicación.

“Nos dieron una carta que decía que teníamos de 3 a 4 días para ir buscando adónde irnos; ellos nos iban a entregar una colchoneta, una sábana y 350.000 pesos, más un mapa para poder movilizarnos”, dijo. También afirmaron que varios funcionarios no disponían de alojamiento porque Acnur solo se haría cargo de un número preciso de refugiados.

Fuentes aseguraron a El Nacional que el grupo de infiltrados oficialistas, que se mantiene en Cúcuta, manipuló el discurso emitido por González, en representación de los militares aislados, con el consentimiento de Acnur. «González mantiene contacto con el capitán Héctor Font, que tiene bastante tiempo fuera del país y que ha publicado fotografías junto a grupos de funcionarios en sus redes sociales en el refugio donde se hospedan», agregaron.   

Captura

Desde el pasado 23 de febrero militares venezolanos de diferentes componentes de la Fuerza Armada comenzaron a llegar a territorio colombiano en busca de refugio. La cifra asciende a unos 1000 hombres activos que están siendo acogidos por Acnur bajo la condición de refugiados, y que posteriormente fueron ubicados en albergues en los municipios de Cúcuta y Villa del Rosario, en Norte de Santander.

Ante esta situación, la Cancillería de Colombia junto con el Ministerio de la Defensa, Migración y la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastre, UNGRD, emitieron un comunicado en el que aseguraron que han trabajado para atender a los militares venezolanos que han cruzado la frontera por la crisis social, política y económica que atraviesa el país.

La Embajada de Venezuela en Colombia informó el domingo que la delegación se reunirá este lunes para definir las próximas acciones que se han venido trabajando conjuntamente con las autoridades colombianas para los militares desertores, que se encuentran bajo la tutela de Acnur.

Comunicado completo:

Cortesía