40 años acompañó el diario Última Hora a los habitantes del estado Portuguesa, hoy por falta de papel deben dejar de informar.

“¡Pausa obligada!” con esta frase el periódico le dio el adiós a sus lectores. El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa denunció que el régimen de Nicolás Maduro les negó el papel necesario para seguir circulando.

Última Hora se ha destacado por ser un diario que le abre las puertas a todos los sectores para que realicen denuncias sin importar sus posturas políticas o empresariales, lo que creó una fisuras en su relación con el gobierno reduciendo su paginación a 16  páginas y su tiraje a 20% de su capacidad operativa.

Según la Organización no gubernamental Expresión Libre entre 2013 y 2016 cerraron al menos 22 periódicos en todo el país quedando solo 93 de 115 diarios que se registraban en 2013.