Trabajadores de las embajadas y consulados de Venezuela en Estados Unidos despertaron este viernes con una sensación amarga al recibir la noticia de que regresarían al país, luego de que Nicolás Maduro anunció que decidió cerrar los consulados en EE UU.

Una trabajadora consular denunció a El Nacional que el retorno ha sido de forma “atropellada”, puesto que recibieron la noticia mediante mensajes de Whatsapp. Destacó que a través de la aplicación se les informó que debían retornar a Venezuela y se les indicó la hora en la cual partiría su vuelo, el sábado 26 de enero.

“Los funcionarios al abandonar viviendas deben pagar multas porque cuando cancelas un contrato de alquiler porque te debes ir y no tienes cláusula diplomática, tienes que pagar de dos a tres meses de renta adicional”, explicó una fuente a El Nacional.

Aseguró que aproximadamente 50 personas de los consulados de Miami, Boston y Nueva York, al regresar a Venezuela no tendrán un puesto de trabajo, debido a que el personal del Ministerio de Relaciones Exteriores que tenga contrato temporal debe renunciar a su cargo para servir como personal de la comisión en el exterior. Mientras que el personal fijo de la institución si podrá regresar al puesto de trabajo que ocupaba antes de salir del país.

“Lo único que están dando es el pasaje. Hay funcionarios que llegan a Venezuela y ni siquiera tienen vivienda propia, llegan al país sin nada y con una deuda en dólares impagable (…) Son familias enteras las que dependían de un puesto de trabajo, el tema de los niños es complicado porque quedan en una situación de vulnerabilidad”, indicó.

La trabajadora consular criticó el denominado “retorno digno”, porque no se toman en cuenta las necesidades básicas de los trabajadores. “No es un tema político, porque son personas, servidores públicos que están ahí para buscar soluciones a las solicitudes de los venezolanos en Estados Unidos”.

Retrasos en los pagos

Los trabajadores consulares denunciaron que desde hace tres meses el Ministerio de Relaciones Exteriores les adeuda un total de tres meses de sueldo, además de aguinaldos y bonos vacacionales.

La explicación que los empleados reciben por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores es que “no tienen recursos”.

“Los funcionarios al abandonar el país deben pagar multas y con tres meses de atraso en el pago de los salarios es imposible cubrir las deudas”, señaló.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo