Nicolás Maduro calificó de «bastante auspiciosos» los resultados de la primera jornada de acercamiento entre el oficialismo y representantes de Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, que se realizó este lunes en la isla de Barbados, a instancias del gobierno noruego.

Luego de un encuentro con el líder espiritual indio Sri Sri Ravi Shankar, Maduro dijo en rueda de prensa que el jefe de la delegación oficialista, Jorge Rodríguez, le ofreció reportes «bastante auspiciosos» al término de las primera jornada en Barbados, que habría ocupado cinco horas.

«Ha arrancado el proceso de diálogo con la oposición venezolana», señaló el mandatario, quien explicó que en las conversaciones se aborda «integralmente una agenda» de seis puntos, que incluye asuntos políticos, sociales y económicos, entre otros, pues «no se está hablando un solo tema».

Llamó a los opositores a que «no se dejen engañar» sobre la agenda del diálogo, aunque alegó que en los temas de la oposición no se mete, pues a su juicio tienen «grandes contradicciones». 

«Estoy seguro de que van a ir saliendo acuerdos parciales para beneficio de Venezuela siempre y cuando se trabaje con buena voluntad y si no hay intervencionismo gringo para dañar esa mesa», añadió.

«Hemos sido tercos en la búsqueda del diálogo con la oposición», sostuvo Maduro, quien enumeró las fallidas conversaciones ocurridas desde el año 2014 hasta el presente.

«Ha llegado la hora de ponernos de acuerdo», dijo y, como el pasado 5 de julio durante los actos por la celebración de la Independencia de Venezuela, manifestó que «en el diálogo todas las partes tienen que sentarse y estar dispuestas a ceder posiciones».

Si bien se declaró optimista, el gobernante reveló que manifestaron en las conversaciones de Barbados una protesta por «algún lenguaje destemplado» y «algunas mentiras» de algunos sectores de la oposición, que espera se «corrijan rápidamente».

Sobre el encuentro con Shankar, Maduro manifestó que acordaron que el líder espiritual indio ayude «en todas las medidas de sus posibilidades en los procesos de diálogo por la paz», así como colaboró en las conversaciones entre el Estado colombiano y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC.