Nicolás Maduro admitió durante una rueda de prensa este lunes que abogó por que el segundo juego de la final de la Liga de Beisbol Venezolano Profesional (LBVP) no fuera pospuesto.

El encuentro fue disputado entre Leones del Caracas y Cardenales de Lara el 23 de enero, día en que Juan Guaidó se juramentó como presidente interino de la República y que posterior a ese hecho se desarrollaron varios focos de protestas en contra de Maduro.

Antes de que decidieran salir al campo, los jugadores de ambos equipos se reunieron en el homeclub para discutir si salían a jugar o no.

Aunque con retraso y una negativa por parte del equipo caraqueño, el partido se llevó a cabo y dejó como ganador a los larenses 8 carreras a dos.

De acuerdo con el periodista venezolano Iván González, comenzó a circular una información que indicaba la posibilidad de que los peloteros que se negaran a jugar podrían terminar en prisión.

“Luego de la reunión con los directivos de la liga, si Leones no decidía jugar esa noche, le habrían pasado dos cosas: perder por forfait o incluso parar en la cárcel”, afirmó González en exclusiva para El Nacional


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo