Enrique López-Loyo, vicepresidente de la Academia Nacional de Medicina de Venezuela y médico patólogo, analizó los resultados de la autopsia realizada al capitán Rafael Acosta Arévalo revelados por Zair Mundaray, fiscal del Ministerio Público en el exilio.

En entrevista ofrecida a NTN24, el galeno explicó que Acosta Arévalo sufrió destrucción de tejidos blandos y fracturas múltiples que, finalmente, le ocasionaron la muerte.

“Cuando se infringen estas lesiones se liberan fragmentos musculares, de tejidos blandos. Hay rupturas y hemorragias, y todos estos elementos proteicos alcanzan el torrente sanguíneo y generan obstrucción tubular en riñones, lo que produce insuficiencia renal”, dijo el especialista.

López Loyo apuntó que, sumado a esto, los traumatismos craneoencefálicos y torácicos, y la ruptura de las vísceras, ocasionaron una hemorragia en la cavidad peritoneal del abdomen que le generó al capitán una restricción respiratoria.

“Esto produce un edema cerebral severo y una obstrucción renal que compromete la funcionalidad del sistema, y es esto lo que ocasionó la muerte”, explicó el patólogo.

El vicepresidente de la Academia Nacional de Medicina de Venezuela indicó que, basados en los resultados divulgados por Mundaray, no hubo ni una sola parte del cuerpo del capitán Acosta Arévalo que no fuese torturada.

“No hubo área anatómica que no fuese tocada por la tortura. Es una clara violación de los derechos humanos. Hicimos un llamado a los organismos multilaterales para que se esclarezca este caso, así como a la alta comisionada Michelle Bachelet”, refirió.

Con información de NTN24